viernes, 25 de septiembre de 2015

Herida de guerra antes de nacer

 
El mundo se conmueve hoy por Amel, una niña recién nacida siria que junto a su madre y sus tres hermanos sufrió un bombardeo en su casa antes de que su madre diera a luz.
Aún se encontraba en el vientre de su madre cuando ésta recibió metralla en el rostro y en el cuerpo. Al nacer Amel (cuyo nombre significa Esperanza), comprobaron que la pequeña tenía una herida de metralla en la frente, por encima del ojo izquierdo. Los médicos creen que la niña salvó así a su madre de recibir esta metralla en un órgano vital.

Amel ha salvado milagrosamente su vida y la de su madre. Todos los días niños como Amel mueren víctimas de la guerra, antes o después de haber nacido. Pero junto a estos niños, se encuentran también los que cada día son asesinados en otra guerra, la del flagelo del aborto.

5 comentarios:

CHARO dijo...

Pobrecita mía.....viendo esta imagen ¿cómo es posible que sigan las guerras? Estos hechos me hacen pensar que hay demasiada maldad en el mundo.Besicos

Salvador Pérez Alayón dijo...

Sí, es hermoso. La inocencia vence a la mentira; el amor al odio. La vida a la muerte. Aludiendo al nombre de Amel, caminamos con la esperanza de que la Vida gane la batalla sobre la muerte. En todos los sentidos, en la guerra, en los odios y venganzas y en la vida fecundada en el vientre de la madre.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

pleamar dijo...

Dolor y frustración frente a este mundo que no para con sus guerras y como luchan y sufren los bebés, sus madres y los más necesitados n este desquiciado planeta lleno de guerras y de locuras contra la misma humanidad....
La mano de la Providencia actuó con esos dos hermosos seres ...madre e hijo recién nacido
Fuerte abrazo
Cristina

AMALIA dijo...

Una tristeza. Guerras crueles que deberían terminar por siempre
Un beso

maría del rosario Alessandrini dijo...

Así gira y gira y nunca termina, es lo más cruel de la vida.
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).