lunes, 1 de junio de 2015

¿No hay ningún lobby detrás de la defensa de la vida?


El Papa insiste en lo que siempre ha dicho la Iglesia: el grado de progreso de una civilización se mide por la capacidad de proteger la vida, sobre todo en sus fases más frágiles. No veo que a estas importantes declaraciones se les de la difusión que se le ha dado a otras. ¿No hay ningún lobby detrás de la defensa de la vida?
El aborto, la falta de ayuda a los inmigrantes, las muertes laborales debidas a la inseguridad en el trabajo, el hambre, el terrorismo, la guerra, la violencia, la eutanasia. Todos son atentados contra la sacralidad de la vida humana.

Amar la vida, ha dicho el Papa, es siempre tener cuidado del otro, quererlo bien, cultivar y respetar su dignidad trascendente.

1 comentario:

Rolando Raudez dijo...

Los primeros en defender la vida, debemos ser los católicos, lamentablemente muchos católicos votan a favor de personas que apoyan la muerte de diferentes maneras. Hay legisladores que se dicen católicos, pero en la realidad actúan como si no lo fueran, tratemos de divulgar esto entre la comunidad católica y decirles que es pecado apoyar el aborto, la eutanasia, etc., y votar por quienes están de acuerdo. Hagamos campañas en los templos contra todo tipo de crimen, llámese aborto, eutanasia y todo lo que va a su favor. Eduquemos a nuestros hermanos en la fe y a amigos y publico en general, es nuestra obligación y derecho!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).