sábado, 9 de mayo de 2015

Las primeras feministas y su defensa de la vida

 
Victoria Claflin Woodhull, nacida en Ohio, fue durante el siglo XIX una de las más destacadas líderes feministas a favor del sufragio femenino en los Estados Unidos. En 1872, Woodhull se convirtió en la primera mujer en presentar su candidatura para la presidencia de Estados Unidos. Fue partidaria de lo que se conocía como ‘amor libre’ y del divorcio. A pesar de sus convicciones nada religiosas, Victoria, en su defensa de la mujer, fue siempre una declarada opositora del aborto.
Convencida de que el aborto es una lacra, afirmaba que los derechos de los niños comienzan cuando todavía están en el vientre de sus madres. Fue una gran crítica frente a la indiferencia social ante el aborto y la mortalidad infantil, y defendió en varios artículos que no hay diferencia entre el asesinato prenatal y el de un niño ya nacido. Por mucho que el feminismo actual haga bandera del aborto, lo cierto es que entre las primeras feministas, incluso entre aquellas que no comprendían la importancia social del matrimonio, la defensa de la vida era una cuestión que no presentaba dudas.  

2 comentarios:

PEPE LASALA dijo...

No lo sabía y me ha encantado, porque es así, los derechos de los niños comienzan en el vientre de sus madres. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

gosspi dijo...

Ainsss el feminismo...con lo bien que empezó y lo mal tratado que está...la amargura de ciertas mujeres lo han echado a perder....Es la lacra mas grande que tenemos...el ataque del maligno a la mujer....este maligno ha ido a la raiz..a la maternidad...se la está cargando!!!! pero gracias a la Promesa...No vencerá!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).