sábado, 2 de mayo de 2015

La maternidad subrogada no es éticamente aceptable

 
La maternidad subrogada es una gestación sustitutiva que realiza una mujer, previo contrato, comprometiéndose a llevar adelante un embarazo a partir de un embrión normalmente creado in vitro, y a entregar al niño después de su nacimiento. Esta práctica, conocida también como vientre de alquiler, se realiza a cambio de dinero. Los ‘padres’ contratantes suelen ser parejas que o bien sufren esterilidad o son del mismo sexo y que recurren a la fertilización in vitro para ‘fabricar’ a su hijo, muchas veces con óvulo o esperma de ‘donante’.
En la India la maternidad subrogada se ha convertido en una industria millonaria que genera unos 25.000 nacimientos por año, lo que convierte a este país en uno de los principales destinos de lo que ya se conoce como turismo reproductivo.

¿Qué es una madre subrogada? Es una mujer considerada como objeto, que lleva adelante el embarazo de un bebé que no es genéticamente suyo, pero que vive la experiencia de la maternidad como si lo fuera, ya que al gestar un hijo desarrolla cambios funcionales y hormonales que afectan a su cuerpo y a su cerebro (como ocurre con cualquier mujer embarazada), creándose entre ella y el niño un vínculo de apego natural que se rompe en el momento del parto cuando debe entregar al niño, que también es tratado como un objeto y utilizado para cumplir las expectativas de los que se llaman a sí mismos ‘padres’.
Al hablar de la inmoralidad de la maternidad subrogada debemos tener en cuenta que rompe con el lazo generativo entre los esposos y violenta el sentido de la paternidad. Además, al ser humano así gestado se le hace pasar por todos los riesgos propios de la Fertilización in vitro. Se realiza con él un diagnóstico preimplantacional, es objeto de un estudio eugenésico y en caso de presentar sospecha de enfermedad es desechado, corre el riesgo de acabar criocongelado, se implanta junto con otros embriones con lo que puede ser objeto de una reducción embrionaria, es decir, de un aborto selectivo, y sufre, en fin, todos los males propios que acarrea esta técnica para acabar siendo considerado una pertenencia objeto de contrato. El hijo no es un derecho sino un don y jamás puede ser considerado como una propiedad.

2 comentarios:

José Miguel dijo...

La maternidad subrogada es una consecuencia de la dictadura del relativismo que nos acosa. Si negamos la verdad, todo vale y hablar de moralidad carece de sentido.
Es tiempo de sembrar, tu blog es un paradigma, y más adelante se recogerán los frutos.

eligelavida dijo...

Muchas gracias José Miguel, y gracias también por seguir ahí al cabo de tantos años... Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).