jueves, 14 de mayo de 2015

La libertad política de los católicos

 
Dice la Exhortación Apostólica Christifideles laici que para animar cristianamente el orden temporal los fieles laicos de ningún modo pueden abdicar de la participación en la política. El alcance que tiene la actividad política es tan grande que es preciso que todos los ciudadanos, dentro de nuestras posibilidades, colaboremos en la consecución del bien común. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que todas las opiniones políticas sean aceptables. Nos guste o no, tenemos que reconocer que no todas las opciones políticas defienden posturas compatibles con la ley moral natural.
La libertad política no puede estar basada en la idea relativista según la cual todas las concepciones sobre el bien del hombre son igualmente verdaderas y tienen el mismo valor (Congregación de la Doctrina de la Fe). Un católico jamás puede contribuir al mal. Está claro que gozamos de libertad para elegir a nuestros cargos públicos o para actuar nosotros mismos como representantes políticos, pero sin caer en el relativismo moral que da por buenas conductas o leyes que atentan contra la vida, la dignidad humana, la familia, la libertad de conciencia, el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones, o la libertad religiosa, esto es, el derecho a conocer y amar a Dios con plena libertad.

2 comentarios:

pensamiento dijo...

La libertad, alimentará la paz y la hará fructificar cuando, en la elección de los medios para alcanzarla, los individuos se guíen por la razón y asuman con valentía la responsabilidad de las propias acciones. Gracias, un gran saludo.

CHARO dijo...

¿Hay algún partido que nos garantice al 100% lo que tú dices?.......Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).