martes, 12 de mayo de 2015

La Fecundación in vitro dentro del matrimonio

 
Algunas personas se preguntan por qué la Fecundación artificial dentro del matrimonio es también considerada ilícita. Si se vencieran las dificultades técnicas que ponen en peligro la vida de los embriones, ¿sería entonces aceptable la FIVET?
Efectivamente, existe un tipo de procreación artificial que llamamos homóloga y que es aquella encaminada a lograr la concepción humana in vitro de gametos de los esposos unidos en matrimonio. Aún en el caso de que la técnica solventara los problemas actuales causantes de la muerte de miles de embriones, la Iglesia rechaza este tipo de fecundación asistida porque desnaturaliza el acto conyugal.

La FIVET homóloga, dice la Instrucción Donum vitae, se realiza fuera del cuerpo de los cónyuges por medio de gestos de terceras personas, cuya competencia y actividad técnica determina el éxito de la intervención; confía la vida y la identidad del embrión al poder de los médicos y de los biólogos, e instaura un dominio de la técnica sobre el origen y sobre el destino de la persona humana.
Para cualquiera que tenga dudas acerca de la moralidad de ciertas intervenciones sobre la fecundación o la procreación humana, os recomiendo la lectura de la Donum vitae, donde clarísimamente se explica que el origen de una persona humana debe ser el resultado de una donación: “La persona concebida deberá ser el fruto del amor de sus padres. No puede ser querida ni concebida como el producto de una intervención de técnicas médicas y biológicas: esto equivaldría a reducirlo a ser objeto de una tecnología científica”.

2 comentarios:

pensamiento dijo...

*Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza. Por eso, toda persona es titular del derecho sagrado a una vida íntegra, también desde el punto de vista espiritual.

CHARO dijo...

Yo también lo tengo muy claro que debe de ser el amor de unos padres los que den vida a una nueva persona.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).