lunes, 2 de marzo de 2015

La defensa de la vida: fundamental a la hora de votar

 
El cardenal y arzobispo de Westminster, Vincent Nichols, afirma que la cuestión del aborto es el tema que más deben tener en cuenta los católicos a la hora de votar en las próximas elecciones generales en Reino Unido. Es lógico. Al fin y al cabo, se trata de defender y proteger la vida humana o, por el contrario, de exponerla a la destrucción. Y la vida humana es el bien supremo del cual proceden todos los demás bienes.
Todas las cuestiones relacionadas con el origen y la conservación de la vida son de una importancia excepcional, y así debemos considerarlo a la hora de elegir a quienes van a gobernar y a legislar durante los próximos años, recordando que “ninguna circunstancia, ninguna finalidad, ninguna ley del mundo podrá jamás hacer lícito un acto que es intrínsecamente ilícito, por ser contrario a la Ley de Dios, escrita en el corazón de cada hombre, reconocible por la misma razón, y proclamada por la Iglesia” (EV, 62).

3 comentarios:

gosspi dijo...

Pues esa es la cosa..que llevo tiempo sin votar PP...me hab decepcionado....ante todo la Vida!!!

CHARO dijo...

Si todos los partidos son partidarios del aborto ¿a quién se puede votar?.......siempre se dice que al menos malo pero eso tampoco me convence.Besicos

Rafael Hidalgo dijo...

Lamentablemente es el único lenguaje que entienden los políticos, así que, efectivamente, o no defender la vida tiene un coste electoral para ellos o no harán nada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).