domingo, 22 de marzo de 2015

De nuestra capacidad de cuidar y compartir el agua depende el futuro de la humanidad

 
Esta mañana el papa Francisco, después de rezar el ángelus desde la ventana del Palacio Apostólico, ha recordado a los peregrinos allí congregados la importancia de custodiar el agua, bien común por excelencia.
Dice Vargas Llosa en ‘El olor de la pobreza’ que unos mil millones (de personas) utilizan para beber, cocinar, lavar la ropa y su higiene personal, aguas contaminadas por heces humanas y animales. A ello se debe que por lo menos dos millones de niños mueran cada año de diarrea y que enfermedades infecciosas, como cólera, tifoidea y parasitosis (…) devasten enormes sectores de África, Asia y América Latina y sean la segunda causa de la mortalidad infantil en el mundo.

El agua- ha dicho hoy el Papa - es el elemento más esencial para la vida y de nuestra capacidad para cuidarla y compartirla depende el futuro de la humanidad.
El agua es la sustancia que más abunda en la Tierra y es la única que se encuentra en la atmósfera en estado líquido, sólido y gaseoso, sin embargo, el acceso de todos al agua potable y saneada sigue siendo una asignatura pendiente en muchos países. Francisco ha exhortado hoy a la comunidad internacional a vigilar para que las aguas del planeta sean adecuadamente protegidas y nadie sea excluido o discriminado en el uso de este bien, que es un bien común por excelencia. Con san Francisco de Asís decimos: “Alabado seas mi Señor, por la hermana agua, la cual es muy útil y humilde y preciosa y casta”.

En el vídeo, unas mujeres indias lavan a sus bebés en fuentes públicas.

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

me ha encantado leerte y encontrarte tienes un blog diferente

CHARO dijo...

Me ha impresionado la forma de lavar a los bebés.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).