miércoles, 11 de febrero de 2015

La necesidad de humanizar la medicina

 
 
La medicina, nadie lo duda, es una profesión noble que está al servicio de la vida. Los adelantos científicos y tecnológicos, puestos al servicio de la vida humana y de la salud, dignifican aún más a labor que, cada día, realizan los médicos.
Sin embargo, hay que reconocer que, en ocasiones, los profesionales de la salud se saltan una parte fundamental de su trabajo, estudiando la enfermedad y sus soluciones pero olvidando que, ante todo, deben tener presente el sentido humanizador de la medicina.

Es evidente que hay adelantos científicos que no producen ningún bien al hombre, aunque vistos desde una perspectiva simplista puedan parecer que sí. Esto sucede cuando la investigación científica se plantea como un fin en sí misma, ignorando que, ante todo, debe ponerse al servicio de la persona.
Los interrogantes que plantea la experimentación (…), dice Juan Pablo II, se han hecho más apremiantes desde que el progreso de la técnica ha facilitado el recurso a soluciones y estrategias que ofenden la dignidad de la vida y de la persona humana. La medicina se acerca al hombre en el momento del sufrimiento y el dolor y por ello, quien la ejerce, debe ser un experto de gran sensibilidad humana.

En Tu eterna Providencia, dice una famosa oración atribuida al médico judío Moses Maimónides, Tú me has elegido para velar sobre la vida y la salud de Tus criaturas. Estoy ahora preparado para dedicarme a los deberes de mi profesión. Apóyame, Dios Todopoderoso, en este gran trabajo para que haga bien a los hombres, pues sin Tu ayuda nada de lo que haga tendrá éxito.

1 comentario:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Tú lo has dicho al principio: "al servicio del hombre y para su bien".
Todo lo que no sea eso es desviarse de su fin único.

En el Evangelio de mañana, Jesús nos previene de la mala levadura. Y eso ocurre hoy con la medicina, hay quienes la utilizan para lucharse y para matar.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).