jueves, 15 de enero de 2015

"Sacerdotes por la Vida"

 
Sacerdotes por la Vida es una asociación de sacerdotes católicos dedicados de manera especial a la promoción y defensa de la santidad de la vida humana. Reúnen y animan a otros sacerdotes a luchar contra la cultura de la muerte, particularmente contra el aborto y la eutanasia, proporcionando artículos, vídeos y otros recursos pro-vida y estando activos en las redes sociales.
Sacerdotes para la Vida comenzó en San Francisco con el Padre Lee Kaylor y fue aprobado como Asociación Privada de los Fieles por el Arzobispo John Quinn en abril de 1991. Actualmente su Director Nacional es el P. Frank A. Pavone, que aparece en la imagen bendiciendo el cuerpo de un bebé abortado en Nueva Orleans, EEUU, y 'rescatado' por miembros del movimiento para ser enterrado dignamente.

5 comentarios:

pensamiento dijo...

El sacerdote es siervo de Cristo, en el sentido de que su existencia, configurada ontológicamente con Cristo, asume un carácter esencialmente relacional: está al servicio de los hombres en Cristo, por Cristo y con Cristo, gracias.

CHARO dijo...

Me ha impresionado mucho la imagen.Besicos

AMALIA dijo...

Sí que es impactante la imagen!!.

Qué lástima!!.

Un beso.

PEPE LASALA dijo...

Me parece impresionante. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

Cristina A dijo...

Sacerdote y misionero ...lleva la impronta del amor de Dios por el hombre desde su más infima expresión ...
Descanse en paz esa pequeña alma de la imagen y el Señor le acoja como Madre y Padre que es para la humanidad. Bendito sea.
Fuerte abrazo con dolor frente a esta impiedad de la vida por el hombre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).