miércoles, 28 de enero de 2015

¡Pon el racismo en su lugar!

 
"El odio a las razas no forma parte la naturaleza humana; más bien es el abandono de la naturaleza humana." (Orson Welles, cineasta)
Imagen de facebook

4 comentarios:

Armando dijo...

Desde que el mundo existe, han habido siempre enfrentamientos por cuestiones políticas religiosas, todas ellas con una gra dosis de racismo.
Ojalá que un día no muy lejano, todos vivamos en paz , y podamos discernir, como en el caso de la flores, la belleza cromática y el aroma de cada uno de los seres humanos.
Un abrazo.

Carmen escribano dijo...

Esta mañana pensaba en el tema y mi conclusión es la de siempre, que el hecho de ser de otra raza o color, no implica que seamos ni mejores ni peores, ya que igual que hay españoles buenos, habrá nigerianos buenos, al igual que habrá personas malas de cualquier raza, la maldad no esta en el color si no en el interior de cada uno...
Ojala algún día podamos vivir todos en paz, sin darle importancia a temas como la raza...

Cristina A dijo...

Cruda realidad donde la discriminación se señorea en el mundo por color de piel, raza, religión, país, dinero, etc
Es una cadena que nunca termina...alguna vez podamos ver la Luz que es la misma para todos, igual que el aire, el cielo, todo lo que Dios generosamente dispuso en el mundo sin distinción alguna.
Un abrazo

CHARO dijo...

Una buena lección para la señora del vídeo, me ha encantado.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).