miércoles, 21 de enero de 2015

La inmoralidad de la maternidad subrogada

 
Hace un año, el matrimonio australiano formado por  Wendy y David Farnell alquiló el útero de la tailandesa Pattaramon Chanbua para tener a sus mellizos. Durante el embarazo tuvieron conocimiento de que uno de los niños padecía Síndrome de Down y una cardiopatía y exigieron a la madre de alquiler que abortara, a lo que ésta se negó. Llegado el momento del parto, la pareja fue a Tailandia y recogió a Pipah, la melliza sana, abandonando a su hijo con SD.
Tal como os comentaba entonces, pienso que este caso es paradigmático de la inmoralidad de la reproducción asistida mediante madre subrogada. Ahora, el Gobierno de Australia ha otorgado la ciudadanía a Gammy, el bebé tailandés con síndrome de Down abandonado por la pareja australiana, y el mundo se conmueve, lógicamente, con la dramática historia de este niño abandonado por padecer una discapacidad. Sin embargo, miles de casos de vientres de alquiler se producen ante la pasividad de la sociedad que acepta que todos los días se fabriquen seres humanos en un laboratorio, disociando absolutamente el amor, la sexualidad y la procreación, exponiendo a los embriones a los enormes riesgos que conlleva el proceso de fecundación in vitro, para acabar alojando a sus hijos en un útero alquilado.

La madre de Gammy, de 21 años, que ha declarado que la pareja le ofreció 16.000 dólares australianos (14.898 dólares u 11.094 euros) por hacer la gestación, solicitó la ciudadanía australiana para ella y su hijo por considerar que no podía salvaguardar su futuro. Gammy tendrá pasaporte australiano y seguirá viviendo con la mujer que lo gestó en su útero, aunque no será hijo de la pareja responsable de su fabricación (perdonad los términos, pero es así de crudo), ni vivirá con su hermana.

2 comentarios:

Carmen escribano dijo...

Es la primera vez que entro en tu blog y me gusta sobre lo que escribes, pero no me gusta lo que por desgracia transmiten noticias como esta, se necesita ser despreciable para cometer un acto así, abandonar a una criatura por solo tener una discapacidad...
Volveré para seguir leyéndonte! Un Abrazo!

eligelavida dijo...

Gracias Carmen. Bienvenida! Paso a visitarte. Un saludo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).