lunes, 12 de enero de 2015

La esterilización del deficiente mental

 
Se entiende por esterilización el acto de intervenir en los órganos indispensables para la reproducción, privando a la persona de su capacidad procreadora. Esterilización no es contracepción, porque no se evita simplemente la posibilidad de concebir, sino que extirpa directamente la facultad de engendrar.
Las razones por las que se plantea a veces la esterilización son muchas veces de naturaleza eugenésica, como evitar ciertas taras hereditarias, o de carácter demográfico, como frenar el crecimiento de la población.

En mi opinión, sólo hay un tipo de esterilización éticamente aceptable, y es aquella que se realiza por motivos de salud, cuando existe una enfermedad grave y se practica para asegurar la propia vida o para evitar daños graves que de otra manera no se podrían eliminar. Se trata de una esterilización indirecta, es decir, no buscada voluntariamente, que se practica cuando un órgano produce un daño serio al organismo, que sólo se puede evitar extirpando dicho órgano reproductor.
Por el contrario, la esterilización eugenésica, es decir, la que busca mejorar la raza a través de la eliminación de una descendencia portadora de enfermedades físicas o mentales hereditarias, está condenada por la Iglesia.

En España, el Congreso de los Diputados votó en 1989 una ley favorable a la esterilización de los deficientes mentales, cuyo artículo 428 afirma:
“No será punible la esterilización de persona incapaz que adolezca de grave deficiencia psíquica cuando aquella haya sido autorizada por un juez a petición del representante legal del incapaz, oído el dictamen de dos especialistas, el ministerio fiscal y previa exploración del incapaz”.

Hay que preguntarse si esta ley redunda en beneficio de la persona deficiente, o si por el contrario es una forma de lavarse las manos por parte del Estado y de aquellos que tienen la obligación de atender y cuidar a la persona incapaz. La esterilización, al eliminar la capacidad de engendrar del disminuido psíquico, evita el riesgo de un embarazo. Sin embargo, da lugar a otro riesgo, que es el de dejación de vigilancia por parte de sus cuidadores.
En otras palabras, la persona que sufre una deficiencia mental, en lugar de recibir la ayuda necesaria para integrarse en la sociedad acompañada y protegida por personas responsables, queda expuesta a ser abandonada a su propia soledad, corriendo el riesgo de ser objeto de abuso.

2 comentarios:

martina dijo...

E' una pratica che violenta la dignità umana.
Grazie per i tuoi post sempre bellissimi, attuali ed interessanti.
Un abbraccio

CHARO dijo...

Creo que los principales responsables del cuidado y educación de una persona con deficiencia psíquica deberían ser sus padres y si estos no tienen recursos es el estado el que debería ayudarlos. Aquí tenemos un centro regional de personas deficientes donde pasan el día entero y otros duermen también allí y así los padres se desentienden. Les llevan a la piscina del pueblo y para ello se necesitan voluntarios del pueblo y son escasos ¿donde estan esos padres que no se ofrecen de voluntarios?.......hay padres que por el contrario se ocupan de sus hijos en las mismas condiciones las 24 horas del día.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).