lunes, 12 de mayo de 2014

Conchita Wurst, la grotesca vulgaridad de la Ideología de género


Por suerte, Eurovisión se organiza sólo una vez al año y ya es demasiado, porque todos tenemos estómago y no hay omeprazol que dé para tanto. Festival casposo donde los haya, hortera, aburrido, infumable y, desde luego, prescindible, cada año recibe más protagonismo con el fin de convertirlo en una gran plataforma de la ideología de género y el homosexualismo político.

Este año, una tal Conchita Wurst (Salchicha) ha ganado con una canción dedicada a exaltar la degeneración sexual. Lo que se suponía que era un concurso musical acabó convertido en un acto político que terminó con una victoria más de la ideología de género.

"Austria ha ganado una imagen nueva, la imagen de un país tolerante", dicen los periódicos austriacos. Pretenden que creamos que esto ha sido una verbena de la Paloma… a la austriaca. Y su presidente… sí, el presidente de Austria, Heinz Fischer, ha declarado: "El que ella dedicara su victoria a todos aquellos que creemos en un futuro de paz y libertad la hace doblemente valiosa". A esto en mi pueblo lo llamamos 'echarse una fantasmada'. ¡Drag Queens al poder!

A mí el pobre Salchicha me pareció una mala imitadora de Marilyn con cara de hortera de playa. Sin embargo, con toda su vulgaridad y mal gusto, este homosexual disfrazado de mujer barbuda es la representación perfecta de la ideología de género que desde la política y los medios se nos quiere imponer. Desde su imagen grotesca y patética nos dice que la diferencia sexual es una alienación, y que debemos liberarnos de estas cadenas. Es un fiel seguidor de Simone de Beauvoir que decía aquella chorrada de "on ne naît pas femme; on le devient" (no se nace mujer, se hace).

Para los defensores de la Ideología de género y de la destrucción de la familia, el simple hecho de que la humanidad se divida en hombres y mujeres es un trauma insuperable, una realidad inadmisible. Exaltan por ello la homosexualidad, promueven la despersonalización absoluta de la sexualidad, niegan la evidencia del sexo biológico y más de un incauto cae en sus redes cada vez que fabrican un nuevo icono, por vulgar y hortera que éste sea.

miércoles, 7 de mayo de 2014

¡Al infierno con el demonio!


Un grupo satanista ha lanzado una campaña destinada a obtener dinero para financiar la construcción de un monumento que represente al demonio rodeado de niños y que será colocada cerca del Capitolio de Oklahoma, junto a otro monumento dedicado a los Diez Mandamientos.

Un portavoz del templo satánico de Nueva York ha declarado que "la estatua servirá como un modelo que llama a la compasión y la empatía entre todas las criaturas vivientes". ¡Qué curioso! ¿Será este un satanista ‘bueno’? ¿Un satanista que aboga por la compasión y la empatía, es decir, el amor entre todas las criaturas vivientes, todas ellas criaturas de Dios? ¿No es esto contradictorio? El monumento incluye un sitio para que el público pueda sentarse en el regazo del diablo "en busca de inspiración y contemplación". Nauseabundo, y por supuesto no pongo el enlace porque no me da la gana hacerles publicidad.

Alguno pensará que también en Madrid, concretamente en el Parque del Retiro, tenemos nuestra estatua del diablo, y es cierto, sólo que aquí, la escultura que representa al Ángel caído está inspirada en unos versos de El paraíso perdido, de John Milton, en los que se dice:

"Por su orgullo cae arrojado del cielo con toda su hueste de ángeles rebeldes para no volver a él jamás. Agita en derredor sus miradas, y blasfemo las fija en el empíreo, reflejándose en ellas el dolor más hondo, la consternación más grande, la soberbia más funesta y el odio más obstinado".
              
Sí, existen muchas y variopintas representaciones del demonio, pero un monumento para glorificar a Satanás y hacerlo más cercano a la vida cotidiana de la gente, todo ello en aras de una supuesta libertad religiosa, es algo muy diferente. La intención es maligna, pero espero que los cristianos de Ocklahoma salgan a la calle y a los medios a denunciar tanta estupidez.

Por último, tampoco creo que debamos preocuparnos demasiado por estas pobres personas empeñadas en satanizar el mundo. Como decía Santa Teresa de Jesús, a qué decir: ¡demonio! ¡demonio!, donde podemos decir: ¡Dios! ¡Dios! y hacerle temblar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).