martes, 16 de diciembre de 2014

Redes sociales: ¿Conversar, confesar o chismorrear?

 
¿Quién no ha escuchado alguna vez ese comentario de que el sacramento de la penitencia es absurdo porque confesamos nuestros pecados a un sacerdote que puede ser tan pecador o más que nosotros? Sin embargo, quienes así hablan muchas veces son capaces de contar su vida al mundo a través de las redes sociales que se han convertido en una especie de escaparate de la vida privada, un gran hermano particular. Ya no hace falta que te espíen. Tú mismo lo cuentas todo.
Lo curioso de Facebook es que habitualmente el usuario lo utiliza para chismorrear… sobre sí mismo. Cuando hablo de chismorreos, no me refiero a cotilleos malintencionados, sino a charlar de manera informal contando menudencias de nuestra vida: si hemos asistido a un espectáculo, en que restarurante nos encontramos en ese momento, lo que hemos comido, etc. No digo que sea malo. De hecho, se parece mucho a las conversaciones que tenemos cara a cara. El profesor de antropología evolutiva de la Universidad de Oxford, Robin Dunbar, afirma que un 65% del tiempo total de conversación lo dedicamos al cotilleo o a la charla en apariencia intrascendente provocada para impresionar al otro. Según Dumbar, dos tercios de la conversación giran en torno a uno mismo o a los demás. Por otro lado, hombres y mujeres utilizan el lenguaje de forma muy distinta. Los hombres lo usan mucho más para exhibirse: cuando conversan, especialmente con mujeres, suelen hablar sobre temas técnicos, más basados en conocimientos, por ejemplo: «¿a que no te sabes los números de todas las composiciones de Mozart?» Conocimiento técnico y objetivo. En cambio, las mujeres tienden a charlar mucho más sobre la naturaleza de las relaciones.

Conversar es un arte y hacerlo a través de las redes sociales requiere su técnica. Las conversaciones siempre son peligrosas si se quiere esconder alguna cosa, decía Agatha Christie. Y en Facebook, más.

2 comentarios:

CHARO dijo...

Creo en la confesión pero eso de contar tu vida en las redes sociales es pasarse, hay que saber hasta donde llegamos cuando contamos cosas.Besicos

AMALIA dijo...

Tienes toda la razón.

Creo que hay que ser prudentes y discretos.

Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).