viernes, 5 de diciembre de 2014

Benedicto XVI refuta al Cardenal Kasper sobre la comunión de los divorciados

 
Joseph Ratzinger, siendo profesor en la Universidad de Ratisbona, publicó en 1972 un ensayo en el cual sugería que la comunión a los divorciados vueltos a casar, en condiciones particulares, parecía estar en línea con la tradición de la Iglesia, en concreto con "ese tipo de indulgencia que surge en Basilio donde, después de un periodo continuo de penitencia, al 'digamus' (es decir, a quien vive en un segundo matrimonio) se le concede la comunión sin la anulación del segundo matrimonio: con la confianza en la misericordia de Dios, que no deja sin respuesta la penitencia".
Posteriormente, Ratzinger abandonó esta posición adhiriéndose plenamente al magisterio de Juan Pablo II, que niega la posibilidad de que los divorciados que se encuentran en una nueva unión puedan recibir la eucaristía, y durante cuyo pontificado fue Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Después, como Papa, volvió a confirmar en distintas ocasiones la prohibición de la comunión para los divorciados vueltos a casar.
A pesar de ello, el cardenal Kasper, en el informe introductorio del consistorio de los cardenales convocado por el Papa Francisco para debatir sobre el tema de la familia, se apoyó en el texto de Ratzinger de 1972, ya obsoleto y refutado en años posteriores por el propio Benedicto XVI, para sustentar su teoría.
Esto ha obligado al Papa emérito a reafirmar su posición acerca de la imposibilidad de recibir la eucaristía de los divorciados vueltos a casar, cosa que ha hecho corrigiendo las conclusiones del ensayo escrito en 1972, que acaba de publicarse en Alemania. Con este nuevo texto el Papa emérito impugna la validez de los argumentos del Cardenal Kasper, que pretendía apoyarse en un texto obsoleto y refutado por el propio Benedicto XVI a través de los años, para defender su idea sobre la comunión de los divorciados.
En el texto corregido, Benedicto XVI recuerda la advertencia de San Pablo sobre lo que supone recibir la comunión y su llamado a autoexaminarse y sugiere que las personas que no pueden comulgar (cualquiera que en conciencia no esté en disposición de recibir la eucaristía), "se acerquen al altar, pero mantengan las manos sobre el pecho, haciendo entender de este modo que no reciben el Santísimo Sacramento, pero que piden una bendición, que se les da como signo del amor de Cristo y de la Iglesia. Esta forma ciertamente podría ser elegida también por las personas que viven en un segundo matrimonio y que por ello no están admitidas a la mesa del Señor. El hecho que esto haga posible una comunión espiritual intensa con el Señor, con todo su Cuerpo, con la Iglesia, podría ser para ellos una experiencia espiritual que les refuerce y les ayude".
Fuente: Aciprensa

1 comentario:

CHARO dijo...

Me gustaría saber si pueden recibir la comunión tanto los sacerdotes casados cómo sus parejas que claro solo están casados por lo civil...¿Que dice el Papa al respecto? te lo pregunto porque lo ignoro y conozco varios casos en los que sí están comulgando.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).