viernes, 21 de noviembre de 2014

Sólo se bañó una vez en su vida

 
Probablemente, uno de los personajes históricos con más fobia al baño fue Luis XI de Francia. Se dice de él que sólo se bañó una vez en toda su vida. La hazaña se la debemos al doctor Coictier, su médico de cabecera, que se impuso hasta lograrlo. Por cierto que el rey fue apodado el Prudente, aunque imagino que no tendría nada que ver su prudencia ante el riesgo de ahogarse en la bañera.
Cuentan que por encargo del señor doctor se instaló en el salón real una bañera al efecto, contemplada por la corte con gran expectación, como hoy podríamos contemplar un quirófano, deseando que no tenga que servir jamás para nosotros.

Allí, con agua caliente y algún sucedáneo inoperante del jabón, fue restregado el real cutis hasta que el médico hizo una señal a los criados para que la real persona fuese sacada de aquel lugar de tormento y envuelta en unas sábanas.
Fuente: Rafael Ballester Escalas (Grandes enigmas de la historia).

2 comentarios:

PEPE LASALA dijo...

Me parece más que curioso, no tenía ni idea al respecto, así que gracias. Un fuerte abrazo, buen fin de semana y SI A LA VIDA. @Pepe_Lasala

CHARO dijo...

Me ha gustado mucho esta curiosa anécdota real que desconocía.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).