domingo, 16 de noviembre de 2014

Las mujeres con hijos son más productivas

 
Un estudio estadounidense concluye que las mujeres son más productivas a lo largo de su carrera profesional si tienen hijos. Rinden más que las que no tienen, pero también despuntan respecto a los hombres.
Para realizar el sondeo se acotó la investigación en torno al número de estudios académicos publicados por un grupo de 10.000 economistas de ambos sexos. Los padres con dos hijos o más fueron más productivos que los hombres sin hijos. En cuanto a las mujeres, las que no tuvieron hijos durante sus primeros cinco años de carrera fueron menos productivas que las que sí dieron a luz al menos una vez, y esa diferencia fue aún mayor cuando las mujeres habían pasado por dos o más partos. En todos los casos, las madres de familias numerosas fueron académicamente más productivas.

Los investigadores reconocen que esto no hubiera podido suceder en un entorno laboral de bajos ingresos y escasa cualificación. Tendríamos que concluir que las mujeres con hijos son más productivas… si les dan la oportunidad. El estudio afirma que tener tres hijos implica asumir una pérdida de productividad en el trabajo de un 33% a lo largo de la carrera profesional. Sin embargo, "una vez que los hijos crecen, las madres brillan desde el punto de vista de productividad y despuntan respecto a la de sus colegas".
Que cada cual saque sus propias conclusiones...

1 comentario:

CHARO dijo...

Un dato que desconocía y que me alegra mucho.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).