viernes, 7 de noviembre de 2014

Cardenal Raymond Burke: ¿cómo se puede decir que hay elementos positivos en un acto que es gravemente pecaminoso?

 
Infocatólica recoge una interesante entrevista concedida por el cardenal Raymond Burke, Prefecto de la Signatura Apostólica al periodista Terence P. Jeffrey, de CNSNews. Entre otras cosas, el cardenal habla sobre el Sínodo de la familia, la posible comunión de los divorciados vueltos a casar y las uniones homosexuales.
Sobre este último tema y cómo fue tratado en el Sínodo, la pregunta y la respuesta son muy claras:

Su Eminencia, déjeme ser específico en esta parte. En la relatio intermedia – el texto inicial que fue publicado- había una sección llamada «aspectos positivos de las uniones civiles y la cohabitación». Dice: «una nueva sensibilidad en la pastoral de hoy consiste en darse cuenta de la realidad positiva de los matrimonios civiles y habiendo mostrado nuestras diferencias, de la cohabitación. Es necesario que la propuesta de la Iglesia, mientras se presenta claramente el ideal, también indiquemos los elementos constructivos en aquellas situaciones que aún no se corresponden al ideal.» ¿Es esta posición específica escandalosa?
Creo que lo fue porque ¿cómo se puede decir que hay elementos positivos en un acto que es gravemente pecaminoso, comprometerse en el acto matrimonial cuando no estás casado?

No puede haber ningún elemento positivo en esto. Está contra la ley divina, natural y revelada. Simplemente nuestra única respuesta -mientras amamos al pecador, como siempre se dice, amar al pecador y odiar el pecado- pero necesitamos orientar a la persona para dejar el pecado y a convertirse. Pero decirle que hay elementos positivos en la manera en que está viviendo es simplemente una contradicción. No tiene ningún sentido. O es gravemente pecaminoso o no lo es. Quiero decir, está el principio de no contradicción. Es lógica fundamental.
Entrevista completa aquí.

2 comentarios:

Mrs Wells dijo...

Creo que el problema aqui es que 'ser homosexual' no necesariamente implica o tiene que implicar irremediablemente el 'ejercer', es decir, el realizar actos pecaminosos (en terminología de Burke). Creo que ese es el mensaje que se trataba de dar desde el sinodo a tantos que hoy en dia han recivido una 'identidad' o etiqueta homosexual, quiza de la cultura. en ese sentido no seria 'contradictorio' el ver algo bueno en un 'homosexual que decide abstenerse'..no solo bueno, sino buenisimo.

Ahora, muchos opinan , como Burke que esa frase es un juego de palabras y quiere hacernos conciliar cosas contrarias para conseguir dar la Comunion a gente que decide no solo llamarse o etiquetarse de 'homosexual' sino, además ejercer actos sexuales pecaminosos.

Creo que son dos interpretaciones distintas.La verdad de lo que este pasando solo la saben los que estaban discutiendolo..es imposible que lo sepamos nosotras a traves de los medios. No crees?

eligelavida dijo...

Hola MrsWells!

Estoy de acuerdo en que son dos cosas distintas. Pienso que en este tema está claro que Burke no se refiere a personas homosexuales sino a lo que se dijo en la relatio sobre los «aspectos positivos de las uniones civiles y la cohabitación». Si las uniones civiles no matrimoniales y la cohabitación (homosexual o heterosexual) son contrarias al Magisterio de la Iglesia, es lógico pensar que no se debe hablar de sus aspectos positivos. Sería como hablar de los aspectos positivos de cualquier acto condenable.

Por otro lado, creo que no sabremos TODA la verdad de lo que está pasando, aunque sí mucho, pues los protagonistas han concedido entrevistas. Kasper, en concreto, ha sido muy claro con su parecer.

Me alegro de verte por aquí. Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).