miércoles, 26 de noviembre de 2014

Idólatras del dinero...

 
El Real Madrid ha llegado a un acuerdo con el Banco Nacional de Abu Dabi, la entidad bancaria más grande de los Emiratos Árabes. En la presentación de la nueva tarjeta de crédito del Banco, que lleva el escudo del club, la cruz situada en la parte superior de la corona del escudo desaparece.
Esto de tunear un escudo histórico para no herir no sé qué sensibilidades es muy propio de quien tiene un sólo dios: la pasta. Algo parecido hizo el FC Barcelona cuando en 2007 censuró la cruz de San Jorge de su escudo en las camisetas que vendía en Arabia Saudí. Me extraña que Florentino no haya rebautizado a Cristiano como Cristinino o el estadio como Mohamed Bernabeu. Y es que los padres de don Santiago no pensaron en los negocios que se harían póstumamente con el nombre de su hijo. ¡Ah!, y que las aficionadas no olviden el burka para ir al estadio.

Idólatras del dinero…

3 comentarios:

CHARO dijo...

Cómo decía Quevedo "poderoso caballero es don dinero" Besicos

Salvador Pérez Alayón dijo...

Es el testimonio del alejamiento de Dios. La fe se debilita y la Gloria, necios y ciegos, la cambian por unos títulos que conseguidos dejan de tener valor.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Pepe dijo...

Desde hoy dejo de ser seguidor del Real Madrid. Siento asco... ya estaba cansado de esas cantidades indecentes de dinero... pero ahora esto... que no cuenten conmigo.

Odio eterno al fútbol moderno

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).