martes, 18 de noviembre de 2014

¡Hagamos una tregua por Navidad!


En Navidad celebramos la venida entre nosotros de Jesús, Salvador del mundo. Y este hecho ha tenido siempre una gran atracción sobre hombres de todos los tiempos, creyentes o no.
El espíritu de la Navidad llega a lo más profundo de los corazones. Por una vez, me estoy adelantando un poco, al igual que hacen los comercios para vender más. Pero es que he visto un anuncio navideño que me ha gustado.

A veces, la publicidad da en el clavo. Este año, uno de los anuncios publicitarios más aclamados, de hecho es viral en la red, es el de la cadena de supermercados Sainsbury's que, en poco minutos, conmemora un entrañable episodio que tuvo lugar durante la Primera Guerra Mundial en el día de Navidad de 1914. El anuncio recrea la conocida Tregua de Navidad, cuando soldados británicos y alemanes salieron de las trincheras desde las que llevaban meses combatiendo para intercambiar regalos y jugar al fútbol.
 

4 comentarios:

CHARO dijo...

El auncio es precioso, no lo había visto.Besicos

AMALIA dijo...

Es un anuncio muy hermoso y muy emocionante.

Gracias a ti lo he conocido.

Muchos besos.

Mori dijo...

Este hecho siempre me pone triste, pienso en esos chicos jóvenes que podían haber sido amigos y que no tuvieron la oportunidad de vivir en paz
Una pena

Mori dijo...

Este hecho siempre me pone triste, pienso en esos chicos jóvenes que podían haber sido amigos y que no tuvieron la oportunidad de vivir en paz
Una pena

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).