martes, 4 de noviembre de 2014

El escándalo farisaico


El pasado mes de agosto, el científico inglés Richard Dawkins incendió las redes sociales con un solo twitt. Una internauta se planteaba la duda de qué haría en caso de quedarse embarazada de un hijo con síndrome de Down. La respuesta de Dawkins fue brutal: “abórtalo e inténtalo de nuevo. Sería inmoral traerlo a este mundo si tienes elección”.
Muchos internautas se rasgaron entonces las vestiduras y criticaros a Dawkins desde las redes sociales. Él se defendió con un argumento que, desgraciadamente, es una gran verdad: ¿a qué viene tanto escándalo si el aborto de los niños con síndrome de Down es una práctica habitual en Europa y Estados Unidos? ¿Todos esos que se escandalizaron, estarían dispuestos a votar a gobiernos que derogaran las leyes pro-abortistas?

3 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

¡Es alucinante elige, protestan, gritan y se escandalizan! ¿Pero de qué protestan si han votado al aborto?

El Evangelio dice verdad, manada de ciegos que son guiados por otros ciegos.

Si te escandaliza lo que ha dicho y aconsejado Dawkins, y tú piensas que la vida es intocable, ¿por qué no te unes a mí, a elige y otros y vota al partido que proponga aborto cero?

¡Y si no lo hay, vendamos nuestro voto al que lo proponga!

Un abrazo.

CHARO dijo...

Hay demasiada gente que no es coherente pues piensa de una forma y vive de otra totalmente opuesta a sus pensamientos e ideas.Besicos

martina dijo...

Questo è lo scandalo dell'incoerenza!
Un grande abbraccio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).