martes, 18 de noviembre de 2014

Complementariedad, fundamento del matrimonio

 
''Complementariedad es una palabra preciosa'', ha dicho el Papa a los participantes del Coloquio Internacional Interreligioso sobre la Complementariedad entre el Hombre y la Mujer, promovido por la Congregación para la Doctrina de la Fe y en colaboración con los Pontificios Consejos para la Familia, para el Dialogo Interreligioso y para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.
''Esta complementariedad -afirma Francisco- es la base del matrimonio y la familia, que es la primera escuela en la que aprendemos a apreciar nuestros dones y los de los demás y en que comenzamos a aprender el arte de vivir juntos''.

El Papa ha explicado que vivimos en una cultura de lo provisional donde cada vez más personas renuncian al matrimonio como compromiso público. ''Esta revolución en las costumbres y la moral a menudo ha ondeado la bandera de la libertad, pero en realidad ha traído devastación espiritual y material a innumerables seres humanos, especialmente a los más vulnerables''.

1 comentario:

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida. Es una palabra difícil de pronunciar, se trata sin duida de un sacramento entendido muy a lo mundano que el Papa quiere enfocar como lo hace el Catecismo. La Obra de Dios a través del llamado vocacional por la familia en la entrega mutua de Hombre y Mujer entendidos como complementarios. creo que es una batalla contra la extensión mediática de una unión cobijada por la Iglesia, a una Bendición para la Iglesia, para toda la familia eclesial, para la familia de Dios.Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).