miércoles, 29 de octubre de 2014

Solidaridad, caridad y la alegría de dar

 
Un día, al salir del trabajo, Narayanan Krishnan contempló una escena espeluznante. Un hombre hambriento en la calle comía sus propias heces. Narayanan dejó su trabajo como cocinero en un gran hotel y decidió dedicar su talento a alimentar a los olvidados. Desde entonces recorre las calles con alimentos y atiende a los sin techo, a los que además lava y corta el pelo. Cuando habla de su labor, nos anima a todos a descubrir la alegría que hay en dar:

4 comentarios:

Armando dijo...

Y por quintuplicado recibirá lo que con tanto amor ha dado.
Un abrazo y gracias

AMALIA dijo...

Una gran lección de generosidad
Ser solidario es muy hermoso

Un beso

Salvador Pérez Alayón dijo...

Me quedo sin palabras...

Denise dijo...

Pray you are doing well.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).