sábado, 4 de octubre de 2014

La hipocresía abortista impide la objeción de conciencia


En la imagen podéis ver al doctor Bogdan Chazan, médico polaco, asesor del Instituto Nacional de Investigación Materno Infantil de Polonia, Miembro del Comité de Demografía de la Academia Polaca de las Ciencias, y Presidente del consejo de la ONG de médicos católicos MaterCare International.

Este médico ejemplar se negó por escrito y de forma pública a realizar un aborto en Polonia. Ahora, el sistema pretende castigarlo negándole el derecho a ejercer la medicina en su país. Ha sido multado y despedido de su cargo como jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Sagrada Familia.

Como muchos otros países, Polonia está sufriendo una transformación impulsada por el relativismo y la imposición del abortismo y la ideología de género. El caso de Chazan es testimonial y representa a otros muchos médicos cuyo derecho a la objeción de conciencia se está viendo conculcado por culpa de la imposición de la llamada «salud sexual y reproductiva» que considera que la objeción de conciencia de los médicos obstaculiza de manera caprichosa «los derechos sexuales y reproductivos» de las mujeres.
 
Lo cierto es que la ‘lógica’ abortista exige del médico y, en general, de todo el personal sanitario, seguir una serie de normas y protocolos que incluyen recetar anticonceptivos y abortivos, realizar diagnósticos prenatales con fines eugenésicos y practicar abortos atentando contra la vida y la dignidad del ser humano. Qué pena que Polonia haya entrado también en esta espiral de destrucción.

3 comentarios:

Loli Salvador dijo...

Amo el mundo de la infancia y estamos cayendo en el relativismo de considerar que todo vale, por eso me parece injusto que pueda ser atacado quien se niega a practicar abortos. Cuando considera que debe negarse, tiene todo el derecho. Hay que tomar muy en serio su objeción de conciencia y nadie debe apartarlo de su profesión, si está bien ejercida, ni se le debe obligar a ir en contra de sus principios.
Saludos.

eligelavida dijo...

Estoy de acuerdo, Loli. Así lo explica San Juan Pablo II:

Las leyes no pueden legitimar crímenes o atentados contra la vida humana.

Estas leyes «no sólo no crean ninguna obligación de conciencia, sino que, por el contrario, establecen una grave y precisa obligación de oponerse a ellas mediante la objeción de conciencia».

Un saludo!

Daniel dijo...

Es una noticia muy triste.No sabía que en Polonia fueran estuvieran con estas.
También es un hombre perseguido por la fe, por hacer el bien. Ruego a Dios por su persona. Creo que como testimonio es bonito a la vez que ejmplar. Duro para él, por supuesto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).