viernes, 3 de octubre de 2014

La Cultura de la muerte hace mella en la medicina


La madre de una niña con Síndrome de Down relata lo que le dijo el médico justo después del nacimiento de su hija: “No se preocupe, algunos mueren jóvenes”.

Otra mujer, madre también de un niño con trisomía 21 cuenta que al nacer su hijo su médico comenzó a reprocharle severamente: “Tiene Vd. más de 40 años, ¿por qué ha dejado que suceda esto?” Se refería el doctor a que la madre no había querido hacerse la amniocentesis durante el embarazo.

Son dos ejemplos de algo que, desgraciadamente, ocurre todos los días. Y es que la desorientación ética hizo mella, hace ya mucho tiempo, en lo que debería ser un ámbito inmune a las ideologías pro-muerte: la medicina. 

El embarazo no es una enfermedad, pero la mujer embarazada es una paciente; el feto también lo es, igual que el bebé recién nacido. Y la vida de éste, cuando nace con alguna enfermedad o discapacidad, es automáticamente infravalorada en esta sociedad hedonista. Esa es la razón por la que el diagnóstico prenatal conlleva tantas veces la práctica de la eugenesia. Y todavía hoy muchas mujeres se niegan a hacerse ciertas pruebas, bien porque son invasivas y no quieren arriesgar la vida de su bebé, bien porque temen que, ante ciertas malformaciones o problemas en el feto, los médicos ‘receten’ para sus hijos la muerte. 

4 comentarios:

PEPE LASALA dijo...

Parece mentira que ocurra algo así. Tengo unos amigos que, cuando ella se quedó embarazada, les dijeron que venía con malformaciones y que si el bebé vivía, sería cuestión de minutos. Imagínate lo que les ofrecieron, pero ellos fueron valientes y contestaron que ellos no querían matar, sino dar vida. El bebé nació y falleció a las dos horas.
Me ha gustado mucho tu entrada. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

eligelavida dijo...

Gracias, Pepe, por este testimonio. Desgraciadamente muchos futuros padres reciben 'ofertas' semejantes. Por suerte, también son muchos los que optan por la vida. Estos padres siempre recordarán a su hijo. Un abrazo!

CHARO dijo...

Es durísimo que un médico diga estas cosas cuando debería dar ánimos y dedicarse a cuidar y a atender con más esmero a los niños que nazcan enfermos o con alguna malformación.Besicos

Armando dijo...

El mero hecho de llamarse PADRE Y MADRE, es desde, por y para siempre.
Los que incitan a deshacerse de las criaturas o llegan a rechazar a sus hijos, son pobres ignorantes.
Un abrazo, gracias por tu visita y buen fin de semana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).