domingo, 5 de octubre de 2014

La amistad de Owen y Haatchi


Desde hace décadas en EEUU y en diversos países de Europa se realiza la llamada terapia asistida por animales. Niños con diferentes trastornos en el aprendizaje o que pasan gran parte de su vida hospitalizados, encuentran en los animales, especialmente en los perros, una fuente de apoyo psicológico, y un potenciador de la comunicación y la integración social.

Owen tiene siete años y nació con una grave enfermedad que además es muy rara. Tan sólo hay unas cien personas en el mundo que la padecen. Desde que su madre llevó a Haatchi, su perro, a casa, Owen ha avanzado muchísimo en su recuperación e integración. Haatchi tiene su propia historia. Su primer dueño quiso eliminarlo atándolo a una vía de tren y Haatchi sufrió la amputación de una de sus patas. Desde entonces, el perro se encontraba triste. Cuando conoció a Owen, la vida de ambos cambió. Ahora niño y perro son inseparables. Owen dice que Haatchi es especial. Él también lo es. ¡Vedlo en el vídeo!




3 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Conmovedor, y una hermosa historia que la vida, las ganas de vivir, nos regala.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

CHARO dijo...

Vaya vídeo más emotivo y yo que soy de lágrima facil ni te cuento todas las que mis ojos han derramado.Besicos

Carmen Troncoso dijo...

Que linda parejita!! Un abrazo cariñoso!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).