martes, 14 de octubre de 2014

Comienza el Año Jubilar Teresiano

 
Mañana, 15 de Octubre, comienza el Año Jubilar Teresiano, es decir, la celebración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús que tendrá lugar hasta el 15 de octubre de 2015.
El V Centenario de Santa Teresa de Jesús pretende ser un punto de inflexión a partir del cual quede un legado vivo en términos de recuperación de patrimonio, estudio y conocimiento de su obra, y sobre todo, difusión de sus valores humanos y espirituales. Para más información, podéis visitar la web V Centenario de Santa Teresa de Jesús.

Esta es la oración oficial del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa:
Dios, Padre nuestro, te alabamos y te bendecimos, porque nos concedes la gracia de celebrar el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

Señor Jesucristo, “amigo verdadero”, ayúdanos a crecer en tu amistad, para que, como Teresa, hija de la Iglesia, demos testimonio de tu alegría ante el mundo, atentos a las necesidades de la Humanidad.

Espíritu Santo, ayúdanos a avanzar, “con limpia conciencia y humildad”, en el camino de la vida interior, cimentados en la verdad, con renovado desprendimiento, y amor fraterno incondicional.
Como Teresa de Jesús, maestra de espiritualidad, enséñanos a orar de todo corazón: “Vuestra soy, Señor, para Vos nací ¿qué mandáis hacer de mi? Amén.

* Aprobada por la Conferencia Episcopal el 26 de junio de 2014

1 comentario:

xtobefree dijo...

Magnífica noticia, Hay que saquear los tesoros de la Iglesia, no dejemos de sacar todo el jugo a este año Santo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).