martes, 2 de septiembre de 2014

Una sola familia humana, alimentos para todos


Las 164 organizaciones miembros de Caritas Internationalis que trabajan en más de 200 países y territorios de todo el mundo saben que existen alimentos suficientes para todos.

Sin embargo, una persona de cada ocho no come todos los días lo necesario. La forma en que se producen, distribuyen y comercializan los alimentos no tiene en cuenta las necesidades de los más pobres.

De la campaña “Una sola familia humana, alimentos para todos” es el siguiente vídeo. Breve pero clarísimo:



3 comentarios:

ANGELO ST dijo...

Me ha recordado una historia china que leí una vez:
En aquel tiempo, dice una antigua leyenda china, un discípulo pregunto al vidente:
- Maestro, ¿cuál es la diferencia entre el cielo y el infierno?

Y el vidente respondió:
- Es muy pequeña, y sin embargo de grandes consecuencias.
Vi un gran monte de arroz cocido y preparado como alimento. En su derredor había muchos hombres hambrientos casi a punto de morir. No podían aproximarse al monte de arroz, pero tenían en sus manos largos palillos de dos y tres metros de longitud.
Es verdad que llegaban a coger el arroz, pero no conseguían llevarlo a la boca porque los palillos que tenían en sus manos eran muy largos.
De este modo, hambrientos y moribundos, juntos pero solitarios, permanecían padeciendo un hambre eterno delante de una abundancia inagotable.
Y ESO ERA EL INFIERNO.

Vi otro gran monte de arroz cocido y preparado como alimento. Alrededor de él había muchos hombres, hambrientos pero llenos de vitalidad. No podían aproximarse al monte de arroz pero tenían en sus manos largos palillos de dos y tres metros de longitud.
Llegaban a coger el arroz pero no conseguían llevarlo a la propia boca porque los palillos que tenían en sus manos eran muy largos. Pero con sus largos palillos, en vez de llevarlos a la propia boca, se servían unos a otros el arroz. Y así acallaban su hambre insaciable en una gran comunión fraterna, juntos y solidarios, gozando a manos llenas de los hombres y de las cosas, en casa, con el Tao.
Y ESO ERA EL CIELO.

eligelavida dijo...

Así es, Angelo. El Papa nos invita a todos a «a dar voz a todas las personas que sufren silenciosamente el hambre, para que esta voz se convierta en un rugido capaz de sacudir al mundo».

Hay recursos para toda la humanidad, pero falta solidaridad para garantizar la justicia de que esos recursos lleguen a todos.

Decía Juan pablo II allí donde los hombres se convierten al Evangelio, el proyecto de participación y solidaridad se hace una extraordinaria realidad: el cielo, en tu cuento.


CHARO dijo...

El vídeo es buenísimo.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).