viernes, 19 de septiembre de 2014

Quieren quitar una ley abortista para poner otra ley abortista. ¿Tiene esto algún sentido?


La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha declarado que el Ejecutivo hará todos los esfuerzos para conseguir el consenso sobre la reforma de la ley del aborto. Nada nuevo en realidad, porque éste y no otro ha sido siempre el discurso del Partido Popular.

Es evidente que una cuestión de vida y muerte no puede ser decidida por la mayoría. Aquí no cabe el consenso, sino la igualdad y la justicia. Para el gobierno del PP la protección de la vida de una persona no nacida tiene que estar consesuada. De la misma forma, el consenso puede llevar al bebé a ser succionado por un aspirador uterino.

Lo cierto es que Soraya ya tenía el consenso de la derecha, que aceptaba como buena la ley abortista propuesta por Gallardón. El domingo, cientos de personas saldrán a la calle para pedir la derogación de la actual ley del aborto de Zapatero. Me parece bien. Lo malo es que al mismo tiempo pedirán la ‘ley pro-vida’ cuyo proyecto el PP acaba de aparcar.

Un proyecto en el que se afirma que el aborto es acorde al ordenamiento jurídico en determinados supuestos regulados en la ley; que establece que la práctica del aborto, en esos supuestos, será incluida en la cartera común de servicios asistenciales del Sistema Nacional de Salud; un proyecto de ‘ley pro-vida’ que permite que una madre mate a su hijo por cuenta del Estado. A ver si me aclaro: quieren quitar una ley abortista para poner otra ley abortista. ¿Tiene esto algún sentido?


3 comentarios:

CHARO dijo...

Pues no tiene sentido y yo cada vez entiendo menos a los políticos.Besicos

eligelavida dijo...

A mí me pasa lo mismo...

Rosa dijo...

Y qué podemos hacer en estos momentos, no podemos quedarnos en casa. Aborto cero, cada vida es única, pero no podemos quedarnos en casa en esta marcha.

Gracias por todas tus informaciones.

Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).