viernes, 19 de septiembre de 2014

Católicos y proselitismo


Los partidos políticos se mueven sin descanso para incrementar su militancia y captar votos. Los directivos de un club de fútbol cantan las excelencias de su afición y buscan más socios y jugadores. Todas las ONGs tratan de arrastrar voluntarios o colaboradores. El vendedor de televisores o de coches expone las maravillas de su marca frente al producto de la competencia. La cocinera que ha creado un plato lo postula en las conversaciones al igual que el ciudadano ilusionado por su tierra explica sus bellezas. El profesional de la ingeniería vibra con los descubrimientos técnicos o el cinéfilo con los films. El enamorado cuenta extasiado las virtudes de su novia o esposa -dice Daniel Arasa en su artículo Proselitismo y católicos acomplejados.

¿Qué pasa con los católicos que callan? Este es el planteamiento que se hace Leo J. Trese en el libro Dios necesita de ti

En los Estados Unidos hay actualmente unos sesenta millones de católicos, es decir, menos de la tercera parte de la población total. Dando por supuesto que dos tercios sean niños, tenemos veinte millones de católicos adultos. En un año, el número de conversos que entraron en la Iglesia fue de unos 150.000, lo cual quiere decir que sólo hubo un convertido por cada 133 católicos adultos. El promedio no es nada alentador, porque, si uno de ellos convirtió a ese único converso, ¿qué hicieron los otros 132?... 

2 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Supongo que fallamos en la manera de proclamar. Porque no se trata de añadir ni ganar adeptos, sino de vivir la verdad que todos buscamos vivir, es decir, la justicia, la solidaridad y el amor fraterno.

Vivir en la Verdad de la Palabra es ya proclamarla, y eso si entusiasma y atrae. Es lo que hizo Jesús, proponía la salvación y la mostraba aunque temporalmente, y enseñando como vivirla.

Quizás nosotro, empezando por mí mismo, predicamos más que vivimos, y claro eso no encaja mucho. Pidamos para vivir las dos Palabras, la de la Escritura y la de la Vida. Seguro que muchos se sumarán.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

eligelavida dijo...

Predicar de palabra es importante, aunque conozco a muchas personas que no tienen precisamente el don de la oratoria y con su ejemplo arrasan, hacen auténticos discursos sin palabras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).