domingo, 31 de agosto de 2014

La vida desde la concepción es una evidencia


Hay un principio moral que debería ser comprensible para cualquiera, creyente o no: toda vida humana debe ser respetada siempre. Hoy la ciencia, es decir, la medicina, la biología, la genética y otras ramas afines están de acuerdo en afirmar que hay vida desde el momento en que se produce la concepción. Por lo tanto, la vida humana concebida y aún no nacida también merece ser protegida y respetada en todo momento. Abortar es matar.

De hecho, la palabra abortar procede del verbo latino ‘aborior’ que significa precisamente esto: matar. Por mucho que los defensores del aborto afirmen que éste es una ‘interrupción’ del embarazo, todos sabemos que lo que realmente ocurre en un aborto es que la vida que se desarrolla en el seno materno es eliminada. 

Parece que hemos necesitado de muchos adelantos técnicos para reconocer la gran verdad de que hay vida desde el momento de la concepción; sin embargo, los médicos que pronunciaban el Juramento Hipocrático cinco siglos antes de Cristo ya se comprometían a no matar a sus pacientes y a ‘jamás administrar abortivo a mujer alguna’.

Por supuesto, la Iglesia católica condena el aborto, pero olvidémonos por un momento de planteamientos religiosos y contemplemos la cuestión desde un punto de vista puramente antropológico. Si hay vida desde la concepción, y eso es una evidencia científica, esa vida humana tiene un valor inestimable y debe ser protegida por leyes justas, sin ambigüedades ni equívocos. 

1 comentario:

CHARO dijo...

Estoy de acuerdo en todo lo que dices y no puedo entender cómo el ser humano puede matar a sus semejantes no nacidos poniendo en peligro su propia existencia.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).