sábado, 9 de agosto de 2014

Hermana Chantal Pascaline: un gran don para la Iglesia


Hoy aparece en todos los diarios: la hermana Chantal Pascaline ha muerto. Pidió ser trasladada a España y se encontró con un muro de silencio, tanto aquí como en el resto de los países de Europa. Estos días en que tanto se ha hablado del misionero español recientemente repatriado padeciendo la enfermedad del ébola y de los misioneros que quedaron en Liberia, enfermos, sin ayuda, y prácticamente sin esperanza de ser salvados, pensaba que el alma de la santidad es la caridad.

La hermana Pascaline y sus compañeros no estaban en Liberia de vacaciones. Enferma del virus del ébola, fue atendida en sus últimos instantes por un enfermero voluntario, el camerunés William Ekeurm. Son cristianos que han querido amoldarse a la imagen de Cristo sirviendo al prójimo.

Decía Santa Teresita del Niño Jesús que leyendo las palabras de San Pablo sobre la caridad y la Iglesia, Cuerpo místico de Cristo, había comprendido que la Iglesia tiene un corazón y que ese corazón estaba ardiendo de amor: “comprendí que el amor encerraba todas las vocaciones, que el amor era todo, que abarcaba todos los tiempos y todos los lugares… en una palabra, que es eterno”.

La hermana Pascaline ha vivido su vocación de misionera en una entrega escondida y silenciosa que la ha llevado a la donación total a Dios y al prójimo, y eso, es un gran don para la Iglesia. 

5 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

No creo equivocarme cuando afirmo que la hermana Pascaline ha ganado el Tesoro más hermoso y grande que pueda existir: Gozar de la presencia de Dios para siempre.

Y, tampoco creo equivocarme, que ella como otros que también lo han ganado, son las personas más inteligentes, pues buscan y lo han conseguido, el Premio y Tesoro más importante de este mundo: "Ganar el otro, el que ofrece Jesús".

Porque buscar premios caducos supongo que no es de mucha inteligencia.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Mori dijo...

Lamento la muerte de esta religiosa y la de las otras personas que mueren de enfermedades tratables. No hagamos distinciones entre cristianos y no cristianos tengamos un alma universal y pidamos dignidad, justicia y caridad para todos.

eligelavida dijo...

Hola Mori:

Eso es precisamente lo que hacen estos misioneros en tantos lugares del mundo: ejercer la caridad y buscar la dignidad y la justicia para todos, aunque sea a costa de sus propias vidas.

Un abrazo fuerte!

CHARO dijo...

No me habnía enterado de su muerte, ahora está junto a Dios velando por esos enfermos a los que cuidaba aquí en la tierra.Besicos

eligelavida dijo...

Hoy precisamente he leído que ha fallecido otro de los misioneros compañero de Chantal que quedaban allí. Descanse en paz!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).