viernes, 8 de agosto de 2014

Civismo y bondad


El civismo no está reñido con la bondad. Y cuánto se agradece la amabilidad, incluso cuando alguien te corrige. ¿No os ha ocurrido alguna vez que alguien aparque delante de vuestro coche dejándolo bloqueado? Nuestra primera reacción suele ser quejarnos, acordarnos de la familia del pesado que ha aparcado mal y llamar a la grúa. No sucedió así con el protagonista de esta historia.

Un hombre salió a trabajar una mañana encontrándose con que alguien había aparcado justo delante de la entrada de su garaje por lo que no podía sacar el coche. En lugar de llamar a la grúa escribió esta nota para el autor de la infracción:

"Hola, me he tenido que ir a trabajar. Ojalá me hubieras dicho antes que no querías que fuera. Para ahorrarte tiempo y dinero he tomado un taxi. Por favor, en el futuro mira a tu alrededor cuando aparques. Firmado: un desconocido".

El propietario del coche mal aparcado encontró la nota y respondió: 

"Lo siento mucho. No me di cuenta de que estaba bloqueando tu garaje. Aquí dejo 15 $. Espero que cubran tus gastos del taxi. Lo siento muchísimo. Firmado: un desconocido". 

1 comentario:

CHARO dijo...

Todo un ejemplo de civismo,así deberíamos comportarnos todos.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).