miércoles, 19 de marzo de 2014

Dear future Mom...


El viernes 21 de Marzo se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down. Con ese motivo, un grupo de quince jóvenes de distintas partes del mundo que padecen esta anomalía cromosómica han participado en este vídeo para decirle a la futura madre de un niño con Síndrome de Down, en distintos idiomas, que una persona con SD puede ser feliz. Entre todos podemos lograrlo.

6 comentarios:

CHARO dijo...

Claro que se puede lograr pero para ello es indispensable querer lograrlo........te escribo desde el hospital donde estoy acompañando de nuevo a mi marido día y noche, si no te visito ya sabes la causa.Besicos

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida: Desde niño he sentido una especial llamada por ellos, no sé bien qué es lo que comprendo y aprendo de su creación pero doy gracias a Dios y lo alabo por su Sabiduría. Un abrazo.

gosspi dijo...

Si he de decir algo respecto a estos niños tan especiales es que siempre me han transmitido sencillez, franqueza, ternura y los veia un dia como "angeles"...son una Gracia muy especial para sus familias y sé de grandes conversiones a través de ellos....me encantan.

MJ dijo...

Que video tan bonito! una gran idea hacerlo! Muchas Gracias a Dios por estos jovenes

Rosi dijo...

Una entrada preciosa.Gracias.
Un abrazo
Rosi

AMALIA dijo...

Gracias por esta bella entrada que transmite un mensaje maravilloso.

Se merecen toda la felicidad y, por supuesto, pueden lograrlo.

Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).