miércoles, 19 de febrero de 2014

La vida pertenece a Dios


La vida humana es sagrada e inviolable en cada momento de su existencia, también en el inicial que precede al nacimiento.

El hombre, desde el seno materno, pertenece a Dios que lo escruta y conoce todo, que lo forma y lo plasma con sus manos, que lo ve mientras es todavía un pequeño embrión informe y que en él entrevé el adulto de mañana, cuyos días están contados y cuya vocación está ya escrita en el «libro de la vida».

Incluso cuando está todavía en el seno materno, el hombre es objeto personalísimo de la amorosa y paterna providencia divina.


Juan Pablo II, Encíclica Evangelium Vitae. 

8 comentarios:

AMBAR dijo...

Realmente así es amiga, y así lo deberíamos entender y respetar, pues nada de lo que aquí disfrutamos, sean penas o alegrías, es nuestro, ni nos pertenece, todo es prestado y será devuelto el día que nos llegue el toque de queda.
Un abrazo.
Ambar

AMALIA dijo...

Una gran verdad.

Te mando un fuerte abrazo.

CHARO dijo...

Yo también lo creo.Besicos

Teresa dijo...

La imagen lo dice todo. Dios que nos ha creado nos cuida y protege desde el comienzo mismo de nuestra existencia y siempre. En sus manos estamos y solo El es Señor de la vida.

Un abrazo.

martina dijo...

E' vero, la vita è sacra! Sappiamo forse farla sviluppare nel grembo materno? Sappiamo comandare alle cellule di formare ogni singolo organo o tessuto? Basterebbe ragionare su questo per evitare ogni atto criminale sul bambino che attende di nascere e di essere amato.

Alexandra dijo...

:o! ¡¡me encanta la imagen!!

Alexandra dijo...

Me hace gracia que en este post sobre la sacralidad de la vida todas las comentaristas seamos mujeres.... por algo será

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida.

¡Chica, qué buena foto!

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).