jueves, 6 de febrero de 2014

¡Cuidado con los tontos útiles!


Cuando en España se comenzó a promover el matrimonio homosexual, surgió una iniciativa ciudadana para evitar su legalización. Recuerdo que un domingo varios fedatarios se pusieron a la salida de mi parroquia a recoger firmas. Un grupo de señoras en torno a los sesenta años, habituales en Misa, se acercaron a ellos y les recriminaron diciendo que había que respetar a los homosexuales. Uno de los fedatarios les respondió que la condición homosexual no disminuye para nada la dignidad de las personas, pero que el respeto hacia la persona homosexual no tiene que pasar por la aceptación de una ley injusta que equipara la unión homosexual al matrimonio.

Se formó un debate en torno a la mesa de firmas. Yo estaba expectante pues nos hallábamos en el atrio de la Iglesia y la mayor parte de los allí reunidos eran católicos que acababan de salir de Misa. Unos pocos firmaron, pero otros declararon convencidos que el matrimonio homosexual 'no hace daño a nadie', dado que 'no es obligatorio' y, por tanto, 'sólo atañe a los homosexuales'.

La candidez de estos argumentos me pareció alarmante. Sin ánimo de ofender, estos señores me parecieron unos auténticos 'tontos útiles', es decir, personas con valores que, en el ejercicio del más puro buenismo, acaban convertidos en marionetas e instrumentos de grupos políticos o sociales que promueven ideologías contrarias a su propia manera de pensar.

Estas personas, en su afán por ser caritativas, acaban defendiendo ingenuamente una ley injusta que pone en peligro la institución familiar y que daña a la sociedad. ¿Qué falta hace un Lobby LGTB cuando los mismos cristianos no comprenden el significado del matrimonio y su gran trascendencia social?

Os hablaba hace unos días del Informe Lunacek, finalmente aprobado por el Parlamento Europeo, que pretende imponer una perspectiva homosexualista en el ámbito jurídico, político y educativo. La intención del Lobby Gay no es lograr el 'derecho' a casarse sino, evidentemente, redefinir el concepto de matrimonio alterando esta institución.

Es preciso estar alerta para no acabar convertidos en 'tontos útiles'; debemos negarnos a jugar la carta del homosexualismo político y de la ideología de género, y esforzarnos en contrarrestar toda la información falsa que hay en los medios; y, sobre todo, debemos procurar que reciban buena formación todos aquellos que tienen la especial obligación de tenerla, y me refiero a catequistas, profesores, padres y responsables educativos, para evitar así la proliferación de marionetas al servicio de aquellos que quieren destruir los valores cristianos.

16 comentarios:

MariCarmen dijo...

Otra magnifica entrada, ciertamente la tibieza o la indiferencia son lo que permite que se alienen los verdaderos valores que deberíamos traspasar a nuestros hijos. Por eso es que las cosas están como están.

Saludos cordiales.

martina dijo...

Mala tempora currunt......l'attacco alla Chiesa da parte dell'ONU sulla pedofilia è sintomo che ci sarà una guerra a colpi di ideologia per distruggerla. Il mondo scristianizzato non si ferma davanti a niente. Un abbraccio

MJ dijo...

Cuando yo era pequegnase empezo a promover la mentalidad de que 'era injusto que una persona homosexual se casara con alguien de sexo contrario , injusto para los dos-se decia- y se decia que esta 'injusticia ' se hacia por 'cegnirse a los patrones sociales', etc, etc. Entonces nos comieron el coco con esa mentalidad y ahora hemos llegado a ver que se crean otros patrones como si fueran mejores que los anteriores

eligelavida dijo...

Ha habido sociedades que han aceptado la homosexualidad como una práctica más o menos corriente, incluso, cultural. Pero, que yo sepa, hasta ahora ninguna sociedad había aceptado el matrimonio homosexual.

La cuestión es que lo que persigue este movimiento no es que los homosexuales puedan ‘casarse’ entre sí equiparando esta unión a la del matrimonio, sino redefinir completamente el matrimonio y la familia, como de hecho ya está sucediendo.

Alfonso dijo...

Has dado en el clavo. El yo no aborto pero que cada cual decida si quiere o no tener a su hijo, o la pobre madre es una víctima y no se la puede obligar a tener un hijo con DS, son los argumentos de los tibios que acaban siendo los responsables de los cien mil asesinatos anuales. Con el gaymonio pasa exactamente lo mismo. Si no de qué iba a estar gobernando el PP??

Gonzalo dijo...

La ONG Save the Children dice que el aborto es una cuestión individual y rechaza analizar el Anteproyecto:
http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=19898

igualito, igualito..

Gonzalo dijo...

Por cierto, el informe Lunacek toma su nombre de la diputada Ulrike Lunacek. Es una lesbiana que en 2013 intentó legitimar la pedofilia proponiendo una enmienda que invocaba la necesidad de una «educación sexual interactiva y libre de tabúes» para los niños mayores de 4 años, según cuenta hoy Religión en Libertad:

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=33760

Capuchino de Silos dijo...

¡Ven, Señor, Jesús y acaba con toda ésta y otras locuras!

Mori dijo...

Yo no creo que quien redefine la familia sea el matrimonio homosexua, en las familias tradicionales habían cosas que se deberían de redefinir. Los problemas más graves parala familia son económicos y laborales. La falta de apoyo político. Ha bajado el IVA del arte pero no el de los productos de alimentación o otros productos básicos. Con el panorama económico no creéis que tiene más culpa de los problemas familiares que cualquier otra situación. El miedo a perder el empleo, o su precarizacion, los horarios laborales que hacen difícil compartir la vida con niños y ancianos. Si no somos capaces de dar solución estos problemas la familia estará indefensa pero no por el matrimonio homosexual, sino por la imposibilidad de formar familias.

eligelavida dijo...

Gonzalo, una persona que quiere que se legalice la pederastia debería estar en la cárcel y no cobrando el sueldo de un eurodiputado. Es repugnante.

eligelavida dijo...

“La salvación de la persona y de la comunidad humana y cristiana está estrechamente ligada a la condición de la comunidad conyugal”

Esto dice la Iglesia (en la Gaudium et spes).

Otra cosa es que muchos católicos lo crean o no lo practiquen.

eligelavida dijo...

Mori, los problemas laborales y económicos son un lastre para las familias, como lo son la propagación de las drogas, la pornografía, etc.

Eso es independiente del hecho de que el lobby gay pretende redefinir el concepto de matrimonio y familia.

Al cambiar ese concepto, se desliga el amor y el ejercicio de la sexualidad de la procreación, se defienden prácticas como la fiv, el aborto, las madres de alquiler, la donación/venta de óvulos, la congelación de embriones o su donación/venta, etc. ¿Cómo si no podrían dos hombres o dos mujeres ser padres o madres de un hijo? Es materialmente imposible.

CHARO dijo...

Una entrada muy interesante.Los valores cristianos deben de prevalecer aunque tengamos que nadar en contra de la corriente.Besicos

gosspi dijo...

Como Mori...hay muchos que creen que no atañe esto a la familia....le has contestado bien y espero se haya aclarado
Esta entrada es estupenda Elige..tienes razón y estos "tonton buenos " como les llamo yo....muy poco útiles a mi entender...avivan las ascuas de la confusión..y no van al fondo del problema con los homosexuales...que a mi entender pasan de todo y quieren que se llame matrimonio lo que no puede llamarse....matriz, esa es la raiz de esa palabra....y en su caso no la pueden ni usar naturalmente....cabe mayor desgracia?

Salvador Pérez Alayón dijo...

Así de sencillo: si un matrimonio es la unión de un hombre con una mujer, ahora, la unión de dos hombres o de dos mujeres no puede llamarse lo mismo.

Tiene que ser otra cosa llamada con otro nombre, porque no es lo mismo un hombre-mujer, que un hombre-hombre, o mujere-mujer.

Al parecer ellos si quieren igualarse pero no es igual. Hay bastantes diferencias.

Un abrazo.

Rosi dijo...

Como siempre, un post muy interesasante.
Un abrazo.
Rosi

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).