martes, 14 de enero de 2014

No a la cultura del 'descarte'



«No nos pueden dejar indiferentes los rostros de cuantos sufren el hambre, sobre todo los niños, si pensamos a la cantidad de alimento que se desperdicia cada día en muchas partes del mundo, inmersas en la que he definido en varias ocasiones como la cultura del descarte.
Por desgracia, objeto de descarte no es sólo el alimento o los bienes superfluos, sino con frecuencia los mismos seres humanos, que son descartados como si fueran cosas no necesarias. Por ejemplo, suscita horror sólo el pensar en los niños que no podrán ver nunca la luz, víctimas del aborto, o en los que son utilizados como soldados, violentados o asesinados en los conflictos armados, o hechos objeto de mercadeo en esa tremenda forma de esclavitud moderna que es la trata de seres humanos, y que es un delito contra la humanidad».

El Papa Francisco al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede.

4 comentarios:

Rosa dijo...

Gracias, papa Francisco.

gosspi dijo...

Pero si quitamos a Dios del medio...como vamos a tener compasión..cuando la mentalidad del dinero vela toda luz???
Creo que esta gente está muy ciega, la que quiere descartar a toda costa lo que sobra, el sufrimiento es el infierno para ellos..por eso hay que llenarse de Luz cada dia para seguir iluminando la vida.

releante dijo...

Algunos se creían que este Papa iba a traer algo nuevo y renovador en el mensaje, pero lo que cambia, es solo la frescura de como lo dice, y ¡¡¡que bien lo dice!!!. Un abrazo

Salvador Pérez Alayón dijo...

Cuando la verdad se siente, se vive y se proclama es siempre novedoso en un mundo ahogado por la mentira, la hipocresía y el engaño.

De tal forma que, se ha llegado a confundir la mentira con la verdad, y ya no se sabe cuando es verdad o mentira.

Se necesita una voz como la del Papa Francisco para que ponga las cosas en su sitio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).