viernes, 31 de mayo de 2013

La ecología de la vida

 
¿Es posible oponerse a la destrucción del mundo, cuando en nombre del bienestar y de la comodidad se admiten el exterminio de los niños por nacer, la muerte provocada de los ancianos y de los enfermos, y en nombre del progreso se realizan inadmisibles intervenciones y manipulaciones en los mismos inicios de la vida humana?
Cuando el bien de la ciencia o los intereses económicos prevalecen sobre el bien de la persona, e incluso de enteras sociedades, las destrucciones provocadas en el ambiente son signo de auténtico desprecio del hombre.

Es preciso que todos aquellos que se interesan por el bien del hombre en este mundo den un testimonio constante de que «es el respeto a la vida y, en primer lugar, a la dignidad de la persona humana, la norma fundamental inspiradora de un sano progreso económico, industrial y científico».

(Homilía del Papa Juan Pablo II, junio 1999).

El aborto NO es un acto médico

 
Así lo afirma la asociación Médicos por la vida, una organización universitaria de la UAM (Universidad Autónoma de Madrid), constituida por médicos y estudiantes, cuyo objetivo principal es la defensa del derecho más fundamental del ser humano: el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Si queréis saber más de esta fantástica iniciativa, esta es su web.

miércoles, 29 de mayo de 2013

Las manzanas podridas

 
Gina Rinehart, la mujer más rica de Australia propone la esterilización forzosa mediante vasectomía y ligadura de trompas de cualquier pareja que gane menos de 100.000 dólares (unos 77.000 euros) al año. Su teoría es que los ricos deben tener hijos y los pobres extinguirse a base de negarles la descendencia.
No es una idea nueva. Algo parecido proclamaba a mediados del siglo XX Margaret Sanger, la fundadora de Planned Parenthood, la mayor plataforma abortista mundial. Sanger afirmaba que  "la caridad organizada es el síntoma más seguro de que nuestra sociedad ha criado y continúa criando, perpetuando y aumentando cada vez más el número de defectuosos, delincuentes y dependientes. El crecimiento de la clase obrera debería ser regulado, puesto que son imbéciles benignos, que estimulan a los elementos defectuosos y enfermos de la humanidad para que sean más irresponsables, se extiendan y se reproduzcan".

Planned Parenthood es el sueño de una racista hecho realidad; está financiada por toda una serie de ‘filántropos’ que, en lugar de donar su dinero para paliar el hambre o crear puestos de trabajo, prefieren eliminar a los que consideran ‘indeseables’, entre ellos, negros, latinos, pobres y enfermos; no olvidemos que Sanger, como buena defensora de la eugenesia, se propuso mejorar la raza humana a base de aniquilar otras razas que no fueran la suya, así como a los que sufrieran alguna discapacidad o carecieran de medios económicos.
"El aborto-  decía-  es el proceso de deshacerse del indigno. Más nacimientos entre las personas aptas y menos entre las no aptas, ése es el objetivo principal del control de la natalidad ". A Sanger le ha salido una imitadora más. Lo malo de las manzanas podridas es que pudren todo lo que tocan.

La amenaza del poder

 
Cuando escucho las declaraciones de ciertos políticos (de cualquier ideología), siempre me da la sensación de que hablan como si se vieran a sí mismos como los ángeles guardianes de la humanidad, responsables de nuestro bienestar, de la justicia social, y del futuro en paz de nuestras naciones. En parte no les falta razón. Somos nosotros los que los investimos de un poder tan brutal, que tienen en sus manos la posibilidad de comenzar guerras, subir impuestos hasta grados opresivos, o aprobar leyes injustas que permiten genocidios y matanzas como si no pasara nada.

No es que yo tenga una visión apocalíptica del mundo, es que hay que reconocer que en los últimos cincuenta años se han iniciado guerras en nombre de la defensa de occidente y, sin embargo, no sólo no se ha ‘solucionado’ nada, sino que nos encontramos en medio de una crisis atroz. Y se han promulgado leyes en nombre de la justicia que, por ejemplo, han convertido la matanza de niños en una práctica habitual, subvencionada por nuestros impuestos.  

Esto me lleva a pensar que el poder político en nuestras democracias oculta una tiranía tan grande que, más que protegernos, es una amenaza.

lunes, 27 de mayo de 2013

Los "doctores frankenstein" y la experimentación con fetos abortados

Son muchas las personas que se lucran dentro de la industria del aborto. Las clínicas abortistas, por ejemplo, no sólo ganan dinero de las 'pacientes' que se realizan abortos, sino que en muchas ocasiones también se enriquecen vendiendo por partes los fetos abortados.
Sus compradores son empresas y laboratorios dedicados a la investigación. Existen notas de pedidos de investigadores solicitando partes de fetos abortados, y listas de precios para órganos y tejidos fetales.
Suzanne Rini es una investigadora de Pittsburgh que, en 1993 publicó un libro titulado "Más allá del aborto: Una crónica de la experimentación fetal", en el que explica que los científicos han hecho uso de tejido fetal al menos desde los años treinta. Imagino que más de uno se preguntará qué tiene de malo usar tejidos de cadáver para investigar, si el resultado final es la curación de una enfermedad que ayude a la humanidad. Pero lo que se denuncia aquí es la inmoralidad del tráfico de cadáveres de fetos que han sido asesinados, por parte de abortorios y 'médicos' que sacan tajada de la muerte no natural de seres humanos a los que se les niega el derecho a nacer.
Todos conocemos al doctor Frankenstein, el famoso personaje de la novela de Mary Shelley. Cuando leemos su historia o lo vemos en el cine pensamos que es pura ciencia ficción. Sin embargo, y para nuestra desgracia, hay muchos "doctores frankenstein" en nuestro entorno experimentando con cuerpos humanos asesinados mediante el aborto, o incluso con vidas humanas que sobreviven, aunque sea unas horas, a este asesinato legalizado. Una vez abierta la puerta a la deshumanización, suceden cosas terribles, como la utilización de fetos que han sobrevivido al aborto. Es el caso del investigador Geoffrey Chamberlain que, en los años sesenta, utilizó dos fetos abortados vivos y los unió a una placenta artificial para comprobar si podían sobrevivir, algo que por supuesto no prosperó. La revista médica "The American Journal of Obstetrics and Gynecology" publicó su experimento en la edición de Marzo de 1968, y Chamberlain, no sólo no acabó en la cárcel, sino que recibió un premio por sus investigaciones.

viernes, 24 de mayo de 2013

Médicos que recetan la muerte

 
En la fotografía podéis ver a Scarlett en brazos de su madre, Rebecca Turner, a quien debe la vida. Durante el embarazo los médicos diagnosticaron a la niña un grave problema de corazón: este órgano apenas si se había desarrollado la mitad. Por supuesto a la joven madre (tenía 20 años entones), se le dio la ‘políticamente correcta’ opción de abortar, puesto que el defecto congénito que padecía su hija era, decían los médicos, difícilmente compatible con la vida.
Rebecca se negó al aborto y su hija nació. A los pocos días de vida, Scarlett sufrió una cirugía de más de siete horas. A los ocho meses fue operada de nuevo para implantarle en el corazón una vena del cuello. Hoy tiene un año y es una niña feliz. Por supuesto, con el tiempo tendrá que pasar por nuevas cirugías.  Pero hoy Rebecca dice que cuando la toma en brazos casi no puede creer lo feliz y saludable que es.

Desgraciadamente, hay demasiados doctores que, ante una malformación, ‘recetan’ la muerte. Rebecca fue capaz de desoír el consejo de los médicos y la pequeña Scarlett es hoy una niña feliz gracias a su madre.
Fuente: Lifesitenews.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Abortó a su hijo y hoy dirige un programa provida


Kim Ketola es locutora de radio. A la edad de 23 años obtuvo su gran oportunidad para comenzar a trabajar en una gran emisora. Entonces descubrió que estaba embarazada; su novio no quiso saber nada del tema y Kim decidió abortar.
Tras el aborto, la recuperación física fue rápida; no así la curación emocional, que ha tardado casi treinta años. Hasta el 2007, Kim no se sintió capaz de compartir con los demás su triste experiencia con el aborto. Entonces escribió un libro, ‘Cradle My Heart: Finding God’s Love after Abortion’, y comenzó un programa de radio en el que animaba a todas las mujeres que habían abortado a contar su experiencia con el fin de que puedan curarse emocionalmente como ella misma hizo.

‘Cradle My Heart Radio with Kim Ketola’ comenzó el pasado mes de Septiembre, se transmite en directo por once estaciones radiofónicas y se puede escuchar los domingos en internet.

Fuente: lifesitenews

martes, 21 de mayo de 2013

Continúa la lucha contra el Neuroblastoma

 
En otras ocasiones os he hablado aquí de la asociación NEN (Niños Enfermos de Neuroblastoma), que agrupa a familiares de niños afectados por esta enfermedad y que tiene como objetivo fundamental informar a los pacientes sobre los tratamientos existentes y apoyar económicamente la investigación del Neuroblastoma. 
Pues bien, hoy NEN es de nuevo noticia porque la asociación ha destinado el 98% de los ingresos obtenidos en 2012 (90.000 euros) a proyectos de investigación del Laboratorio de Tumores del Desarrollo de la Obra Social del Hospital de San Juan de Dios de Barcelona. Estos fondos se obtienen de las cuotas de socios, de donativos de particulares y empresas y a través de la organización de eventos solidarios.

Podéis encontrar más información aquí.

lunes, 20 de mayo de 2013

Un cura católico pide que desaparezca el sacerdocio


¿Por qué un cura que dice que tiene que desaparecer el sacerdocio sigue siendo cura? Para mí es un misterio. Un hombre que dice que da ‘misas’ sin liturgia, que habla mal de la Iglesia, del Papa y de su Obispo, que afirma que la fe es un elemento humano, no religioso, que consagra con rosquillas, no parece que pueda ser un buen pastor. Sin embargo, sigue ‘ejerciendo’ el sacerdocio.
Este hombre se las da de ‘madreteresa’ de los desfavorecidos, pero no es más que un descreído que busca protagonismo. Y esto puede confundir a muchos, especialmente a aquellos que no tienen una formación religiosa sólida y creen de buena fe lo que les dice alguien investido de autoridad en la Iglesia:
“El concepto de sacerdote, entendido como intermediación entre Dios y el ser humano, se lo cargó Jesús hace ya más de veinte siglos. Jesús era laico. En este sentido, presidir una comunidad lo puede hacer un hombre, una mujer, un casado, da lo mismo. No tiene que ser nada especial ni es una persona sagrada. El sacerdote es como cualquiera (…).
Lo que yo digo no es que una mujer pueda o no ser sacerdotisa. Lo que digo es que tiene que desaparecer el sacerdocio (…)”.
¿Hay algo peor que la Nueva Era? Sí, escuchar a un sacerdote católico decir palabras como estas.

domingo, 19 de mayo de 2013

700 embriones mueren por un fallo hospitalario

 
Son cosas que pasan cuando congelas a tus hijos.
El Servicio de Reproducción Humana del Hospital de la Paz de Madrid ha confirmado que el fallo en uno de los contenedores donde se almacenaban 700 embriones congelados los ha hecho inviables para su utilización (ver noticia). El 22 de abril se descubrió que el contenedor donde se almacenaban estos embriones congelados con nitrógeno líquido estaba vacío y éstos se encontraban a temperatura ambiente.

Los embriones, para ser congelados, son deshidratados progresivamente para evitar que los cristales de hielo que se forman al enfriarlos rompan la célula. Una vez congelados, se conservan en nitrógeno líquido a -196ºC. Para descongelarlos el proceso es a la inversa, con una hidratación gradual. Este es un proceso estresante para el embrión y que no todos superan. En un comunicado el hospital asegura que "parece tratarse de un hecho absolutamente fortuito y no debido a error humano ni a fallo en alguno de los procedimientos habituales de trabajo y en absoluto por falta de personal".
Si en un atentado terrorista, o en un accidente en una guardería murieran 700 bebés, el escándalo sería mayúsculo. Sin embargo, no parece que nadie se haya escandalizado con la destrucción de estos embriones. La cuestión no es si ‘fue sin querer’. Lo importante en este caso es que la dignidad de la persona humana radica precisamente en su humanidad. Por ello, la dignidad humana corresponde a cada uno de los seres humanos, también a los que se encuentran en un estado embrionario. Cuando se congela un embrión se interrumpe su proceso de desarrollo, se cosifica y se realiza con él un acto profundamente injusto.

viernes, 17 de mayo de 2013

Unidos frente a la aventura

 
Estos son Daniel y María. Nacidos en Guipúzcoa, sorprendieron a padres y enfermeras con su primer gesto. Unidos frente a la aventura de la vida.
 

Pentecostés

 
En nuestros días, marcados por el relativismo, es necesario preguntarnos como Pilato: “¿Qué es ‘la’ Verdad?”. La Verdad con mayúsculas no es una idea que nosotros nos hacemos o consensuamos, sino una persona con la que nos encontramos. Cristo es la Verdad, que se ha hecho carne. Y el Espíritu Santo hace posible que lo reconozcamos y lo confesemos como Señor.
El Espíritu Santo nos recuerda las palabras de Jesús y las imprime en nuestros corazones. Él es la ley inscrita en nuestro interior, donde tomamos las decisiones. El Espíritu Santo, además, nos lleva a la inteligencia de la Verdad completa. Él es quien suscita el sentido de la fe en los creyentes creando una comunión, cada vez más profunda, con Cristo. Mediante el Espíritu Santo, el Padre y el Hijo hacen morada en nosotros.

(Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 15 de mayo de 2013).

jueves, 16 de mayo de 2013

La clonación humana, ¿un motivo de alegría?

 
Sabíamos que tarde o temprano llegaríamos a ello, y no ha sido una gran sorpresa. Un equipo de científicos norteamericanos de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon (EE UU) y el Centro Nacional de Investigación de Primates, dirigidos por el ruso Shoukhrat Mitalipov, ha logrado clonar células madre de humanos.
Por clonación humana se entiende la reproducción asexual y agámica de la totalidad del organismo humano, con objeto de producir una o varias “copias” substancialmente idénticas, desde el punto de vista genético, al único progenitor. Así la define la Instrucción Dignitas Personæ, sobre cuestiones de bioética.

Existen dos tipos de técnicas de clonación: la fisión gemelar, que consiste en la separación artificial de células individuales o grupos de células del embrión y su traslado al útero con el fin de lograr artificialmente embriones idénticos, y la transferencia de núcleo, que supone la introducción de un núcleo extraído de una célula embrionaria o somática en un óvulo anteriormente privado de su núcleo, seguido por la activación de este óvulo que se desarrolla como embrión.
Esta última es la que al parecer han realizado los científicos americanos, extrayendo el material genético de una célula adulta procedente de la piel de un ser humano e introduciéndolo en un ovocito de una mujer, al que se le ha quitado previamente el núcleo. De esa fusión se ha generado un embrión que, tras este proceso, ha sido capaz de crear células madre que, más tarde, podrían convertirse en nuevos tejidos para curar algunas enfermedades.

La Instrucción Dignitas Personæ emite un juicio absolutamente negativo respecto a la clonación. No sólo dice que es moralmente ilícita, sino que añade que la llamada clonación terapéutica es aún más grave. Producir embriones con el propósito de destruirlos, aunque sea para ayudar a los enfermos, es totalmente incompatible con la dignidad humana. La razón es muy simple, se reduce la existencia de un ser humano a la categoría de instrumento que se usa y destruye. Es gravemente inmoral sacrificar una vida humana para finalidades terapéuticas.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Veneno en el chupete: el drama de la eutanasia infantil



Está sucediendo en Holanda, donde el llamado protocolo Groningen establece la eutanasia para bebés nacidos con malformaciones cuando se den las siguientes circunstancias: presencia de un sufrimiento insoportable, consentimiento de los padres para que se practique la eutanasia, consulta y diagnóstico médico previo y una cuidadosa ejecución de la ‘terminación de la vida’.

Es tan evidente la falta de ética médica que conllevan estas actuaciones, que resulta difícil entender que tengan lugar en un país civilizado. Matar mediante la administración de dosis altas de fármacos letales es legal en muchos países desde hace años.

Con toda la hipocresía del mundo, los políticos holandeses que aprobaron en su momento la eutanasia, afirmaron que la petición del paciente debería ser insistente, lúcida y, a ser posible, por escrito. Eso sucedió a comienzos de este siglo. Los defensores de la eutanasia argumentan que lo principal en esta práctica es el consentimiento de la persona que pide la muerte. Vemos que esto es una burda mentira. En Holanda, niños menores de 12 años, entre ellos muchos recién nacidos, que evidentemente no están en condiciones de dar su consentimiento ni piden la muerte, pueden ser asesinados legalmente sólo con que sus padres lo soliciten y los médicos diagnostiquen una enfermedad incurable.

La Virgen del Cenáculo

 
Pero para comprender la misión de la Iglesia hemos de regresar al Cenáculo donde los discípulos permanecían juntos (Lc 24, 49), rezando con María, la «Madre», a la espera del Espíritu prometido.
Toda comunidad cristiana tiene que inspirarse constantemente en este icono de la Iglesia naciente. La fecundidad apostólica y misionera no es el resultado principalmente de programas y métodos pastorales sabiamente elaborados y «eficientes», sino el fruto de la oración comunitaria incesante.

(Mensaje del Papa Benedicto XVI a los jóvenes en la JMJ Sydney 2008).

martes, 14 de mayo de 2013

Condenan por infanticidio a quien permitieron matar niños durante años

 
El médico abortista Kermit Gosnell ha sido condenado por tres cargos de asesinato en primer grado por cortar la espina dorsal de tres bebés que nacieron vivos tras practicárseles a sus madres un aborto. Aquí podéis ver la descripción de la clínica de los horrores, donde ‘médicos’ y asistentes obligaban a las madres a dar a luz en retretes, para después cortar el cuello a los bebés que nacían vivos e intentaban ‘nadar’ para sobrevivir.
Este no es un caso aislado en la industria millonaria del aborto. Es común que muchos bebés nazcan vivos y sean asesinados o no sean atendidos. El mismo presidente Obama, siendo senador por Illinois, votó varias veces en contra de una ley que proponía atender con cuidados paliativos a los bebés nacidos vivos tras un aborto. En muchos Estados norteamericanos, las leyes exigen abandonar a estos bebés para que mueran solos, sin ser atendidos con analgésicos. Se trata de niños que han sufrido normalmente un envenenamiento o a los que se les ha cortado la médula espinal a la altura del cuello para ser extraídos después del útero de sus madres.
Y ahora, la hipocresía hace a muchos americanos estremecerse ante estos crímenes, cuando en la mayoría de sus Estados las leyes permiten el asesinato impune de esos mismos bebés dentro del seno materno, o exigen que sean abandonados hasta su muerte sin ningún cuidado paliativo cuando nacen vivos, pero seriamente heridos, tras una tentativa de aborto.
Por cierto, una vez se permite matar, habría que reconocer que es mucho más seguro para la madre que el niño sea decapitado después de salir del útero, y no que sea asesinado dentro, lo cual siempre conlleva riesgos para la mujer...

lunes, 13 de mayo de 2013

Fijarse en los demás puede salvar vidas


Un sacerdote, un seminarista y un repartidor de publicidad salvan la vida a un suicida cuando éste estaba a punto de tirarse desde el puente de Segovia, en Madrid, famoso por ser lugar escogido por muchos suicidas para quitarse la vida.
Lo que más me ha impresionado del vídeo es la gente que pasa por el puente sin percatarse de lo que ocurre. En grandes ciudades como Madrid, vamos todos muy deprisa y casi sin fijarnos en quien tenemos al lado. Por suerte, un cura recién ordenado se fijó en este hombre y lo entretuvo hablando hasta que otras dos personas pararon y lo sujetaron.

Aquí podéis leer la noticia.

miércoles, 8 de mayo de 2013

No está en casa

 
Santa Teresa Benedicta de la Cruz afirma que sólo cuando el alma está recogida en su interior es cuando propiamente se encuentra en su casa. Pero - añade- por extraño que parezca, por lo regular el alma no está en casa.
Edith Stein, Ciencia de la Cruz.

sábado, 4 de mayo de 2013

La inanición: una muerte cruel con la que nuestra sociedad ejecuta a sus enfermos

 
Marcelo Diez lleva 19 años en estado vegetativo; no muere porque se le alimenta mínimamente y se le hidrata. Por lo demás, recibe las mismas atenciones que cualquier otra persona que no puede valerse sola. Su familia quiere que deje de recibir la alimentación e hidratación que lo mantienen vivo; en otras palabras, quiere matarlo de hambre y sed. Ya sé que esto suena políticamente incorrecto, pero es la verdad. El obispo de Neuquén, Mons. Virginio Bressanelli, ha pedido a sus familiares que no le interrumpan la «vida» hasta que «su curso en esta tierra se cierre naturalmente».
Como en el primer fratricidio, en cada homicidio se viola el parentesco «espiritual» que agrupa a los hombres en una única gran familia donde todos participan del mismo bien fundamental: la idéntica dignidad personal. Así lo explica Juan Pablo II en la encíclica Evangelium Vitae. En nuestra sociedad se habla continuamente de buscar el bien común, pero nunca llegaremos a él si no reconocemos y tutelamos el derecho a la vida de todos, especialmente de los más débiles, que son los que precisan de la ayuda y el apoyo de los demás para sobrevivir.

Como he comentado en otras ocasiones, no conozco ninguna religión que obligue a nadie al ensañamiento terapéutico. Nadie se ensaña con Marcelo, de la misma manera que nadie se ensañó con Eluana Englaro, Terry Shiavo y tantos otros a los que nuestra sociedad ha condenado en su momento a morir de inanición; una muerte cruel que no aplicaríamos a criminales o terroristas, pero mediante la cual nuestra sociedad muchas veces ejecuta a sus enfermos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).