jueves, 28 de febrero de 2013

¡Hasta siempre Benedicto XVI!

 
 
 
 
 
 

 

Queridos amigos, Dios guía a su Iglesia, la sostiene siempre, también y sobre todo en los momentos difíciles. No perdamos nunca esta visión de fe, que es la única visión verdadera del camino de la Iglesia y del mundo. Que en nuestro corazón, en el corazón de cada uno de vosotros, esté siempre la gozosa certeza de que el Señor está a nuestro lado, no nos abandona, está cerca de nosotros y nos cubre con su amor. Gracias.

BENEDICTO XVI - Audiencia General. Plaza de San Pedro, Miércoles 27 de febrero de 2013

«Permanezco de un modo nuevo ante el Señor Crucificado»


Toda nuestra vida de católicos no es más que una serie ininterrumpida de llamadas divinas, la constante repetición del “¡Tú sígueme!”, dice Georges Chevrot. Benedicto XVI ha escuchado la última llamada del Señor y ha respondido con prontitud, ante la incomprensión de muchos que ven su renuncia como un abandono. No obstante, el Papa nos explica que no abandona la cruz, sino que permanecerá de un modo nuevo ante el Señor crucificado:
“En estos últimos meses, he sentido que mis fuerzas han disminuido, y he pedido a Dios con insistencia en la oración que me iluminase con su luz para que me hiciera tomar la decisión más justa no para mi bien, sino para el bien de la Iglesia”.

He dado este paso con plena conciencia de su gravedad y también de su novedad, pero con una profunda serenidad de ánimo. Amar a la Iglesia significa también tener el valor de tomar decisiones difíciles, sufridas, teniendo siempre delante el bien de la Iglesia y no el de uno mismo”.
No abandono la cruz, sino que permanezco de un modo nuevo ante el Señor Crucificado”.

Os pido que os acordéis de mí delante de Dios, y sobre todo que recéis por los Cardenales, llamados a un cometido tan importante, y por el nuevo Sucesor del Apóstol Pedro: el Señor le acompañe con la luz y el poder de su Espíritu”.
Dios guía a su Iglesia, la sostiene siempre, y especialmente en tiempos difíciles. No perdamos nunca esta visión de fe, que es la única verdadera visión del camino de la Iglesia y del mundo. En nuestro corazón, en el corazón de cada uno de vosotros, haya siempre la gozosa certeza de que el Señor está a nuestro lado, no nos abandona, está cerca de nosotros y nos envuelve con su amor”.

¡Hasta siempre, Santo Padre!

miércoles, 27 de febrero de 2013

Yo también quiero ser Pedro


La Iglesia, el Cuerpo de Cristo, tiene una cabeza visible: Pedro, cuya personalidad, carácter, dotes intelectuales, culturales y virtudes humanas van cambiando con cada pontífice, pero que permanece esencialmente el mismo siempre, en cuanto a Vicario de Cristo y pastor de su grey.
Pedro, el histórico, Simón hijo de Jonás, apóstol del Señor, está siempre presente en la Iglesia, aunque a veces no nos percatamos de ello. Está en la liturgia, en el papado, en los Evangelios, en sus cartas. Sin embargo, muchas veces preferimos tomar como modelo a otros santos más cercanos a nuestra época. Conocemos la vida de la Madre Teresa, del Padre Pío, de santa Teresita del Niño Jesús, de san Josemaría, y de tantos otros maravillosos ejemplos de personas que fueron auténticos testigos de Cristo, pero nos olvidamos un poco de Pedro, que nos queda muy lejano en el tiempo. Ahora que lo pienso, ni siquiera conozco a alguien que lleve una estampa de san Pedro en la cartera.

Los recientes acontecimientos sucedidos en la Iglesia con la renuncia del Papa Benedicto XVI me han hecho pensar mucho en Pedro, y han encendido en mí un gran deseo de imitarle. Habitualmente pensamos que Pedro tiene que ser un modelo para los papas. No digo que no, pero yo lo veo cada día más cercano a mí. Pienso en ese Pedro ‘despatarrao’, el que salta fuera de la barca, dispuesto a lanzarse al mar en medio de la tormenta sólo porque Jesús le ha dicho “ven”.
Hay muchos cuadros que representan este momento en el que Jesús, después de orar solo en la montaña, va en busca de sus apóstoles que están cruzando en barca el lago Genesaret. Aunque entre ellos había varios hombres de mar, acostumbrados al viento y al oleaje, la tormenta era muy fuerte, y al ver acercarse a Jesús caminando sobre las aguas, comienzan a gritar de miedo, pensando que era un fantasma. Jesús les dice: “Soy yo, no temáis”. Y Pedro, que, aunque medroso, era también impulsivo a la hora de amar y creer, le dice a Jesús, “Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas”. ¡Tela marinera! Gracias a su audacia Pedro caminó sobre el mar, aunque al ver lo fuerte que era el viento tuvo miedo y comenzó a hundirse ¿y qué hizo? Pedir un nuevo milagro: “¡Sálvame!”.

Me encantaría tener ese valor de decirle a Jesús: “Mándame ir…" a lo que fuera, cuanto más difícil e imposible, mejor. Y la valentía de obedecer a ciegas ante un simple “ven” del Señor. Y si después, porque soy débil e incapaz veo que me hundo, le pediría a Cristo, como Pedro, un segundo milagro: que me rescate y me salve.

martes, 26 de febrero de 2013

El matrimonio no es una trampa, es un sacramento muy grande


En el siglo XIX había en Francia un profesor insigne, Federico Ozanam; enseñaba en la Sorbona, era elocuente, estupendo. Tenía un amigo, Lacordaire, que solía decir: «Este hombre es tan estupendo y tan bueno que se hará sacerdote y llegará a ser todo un obispo». Pero no. Encontró a una señorita excelente y se casaron. A Lacordaire no le sentó bien y dijo: «¡Pobre Ozanam! ¡También él ha caído en la trampa!».
Dos años después, Lacordaire vino a Roma y fue recibido por Pío IX; «Venga, venga, padre, —le dijo el Papa— yo siempre había oído decir que Jesús instituyó siete sacramentos: ahora viene Ud., me revuelve las cartas y me dice que ha instituido seis sacramentos y una trampa. No, el matrimonio no es una trampa, es un sacramento muy grande».

La anécdota fue relatada por el Papa Juan Pablo I en una Audiencia General.

lunes, 25 de febrero de 2013

Elegido para vivir


No hay nada peor que entrar en un hospital y ver a todos los que se pasean por los pasillos con bata blanca pero sin pizca de vocación.
La noticia dice que la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, 'ha conseguido' que nazca un varón libre de un trastorno hereditario llamado inmunodeficiencia combinada severa, conocido como síndrome del niño burbuja. No, no han curado al niño cuando aún estaba en el útero de su madre. Tampoco han conseguido vencer esta enfermedad. Simplemente han escogido a un embrión para vivir, mientras que otros embriones sin tanta suerte han terminado en un congelador o, directamente, en la basura.

La técnica para lograr este 'milagro' no es nueva. Se llama selección genética preimplantacional, y consiste en trasladar al útero de la mujer sólo el embrión sano, después de fabricar varios in vitro y examinarlos. Hasta ahora, dado que las mujeres son portadoras de esta enfermedad, pero no la padecen, el diagnóstico preimplantacional iba dirigido a seleccionar niñas, para evitar que naciera un varón enfermo. En esta ocasión, sin embargo, se ha utilizado una técnica llamada reacción en cadena de la polimerasa, para estudiar todos los embriones, y se ha elegido a un varón.
Los padres ya tenían una hija y habían abortado dos veces después de realizar sendos diagnósticos prenatales. Me dan pena estos padres capaces de deshacerse de sus hijos enfermos con la excusa de una falsa compasión. Y me dan pena los médicos capaces de convertir una profesión noble en una feria de ganado. Porque el drama que surge de la actitud de estos científicos, es la eliminación sistemática de todos esos seres humanos que no cumplen los parámetros de calidad exigida. Y mientras se gasta dinero en el perfeccionamiento de estas técnicas eugenésicas, ¿cuánto se invierte en curar la fibrosis quística, la hemofilia y tantas otras enfermedades? Muy poco, comparado a lo que se invierte en fabricar seres humanos para descartar a unos y elegir a otros.

domingo, 24 de febrero de 2013

Ultimo ángelus del Papa: "el Señor me llama a subir al monte"


Queridos hermanos y hermanas:
En el segundo domingo de Cuaresma la Liturgia nos presenta siempre el Evangelio de la Transfiguración del Señor. El evangelista Lucas resalta de modo particular el hecho de que Jesús se transfiguró mientras oraba: la suya es una experiencia profunda de relación con el Padre durante una especie de retiro espiritual que Jesús vive en un monte alto en compañía de Pedro, Santiago y Juan, los tres discípulos siempre presentes en los momentos de la manifestación divina del Maestro. El Señor, que poco antes había preanunciado su muerte y resurrección, ofrece a los discípulos un anticipo de su gloria. Y también en la Transfiguración, como en el bautismo, resuena la voz del Padre celestial: "Éste es mi Hijo, mi Elegido; escúchenlo".

Además, la presencia de Moisés y Elías, que representan la Ley y los Profetas de la antigua Alianza, es sumamente significativa: toda la historia de la Alianza está orientada hacia Él, hacia Cristo, quien realiza un nuevo éxodo, no hacia la tierra prometida como en tiempos de Moisés, sino hacia el Cielo. La intervención de Pedro: "¡Maestro, qué bello es estar aquí!" representa el intento imposible de demorar tal experiencia mística. Comenta san Agustín: "[Pedro]... en el monte... tenía a Cristo como alimento del alma. ¿Por qué habría tenido que descender para regresar a las fatigas y a los dolores, mientras allá arriba estaba lleno de sentimientos de santo amor hacia Dios que le inspiraban, por tanto, una santa conducta?".

Meditando este pasaje del Evangelio, podemos aprender una enseñanza muy importante. Ante todo, la primacía de la oración, sin la cual todo el empeño del apostolado y de la caridad se reduce a activismo. En la Cuaresma aprendemos a dar el justo tiempo a la oración, personal y comunitaria, que da trascendencia a nuestra vida espiritual. Además, la oración no es aislarse del mundo y de sus contradicciones, como en el Tabor habría querido hacer Pedro, sino que la oración reconduce al camino, a la acción. "La existencia cristiana - he escrito en el Mensaje para esta Cuaresma - consiste en un continuo subir al monte del encuentro con Dios para después volver a bajar, trayendo el amor y la fuerza que derivan de éste, a fin de servir a nuestros hermanos y hermanas con el mismo amor de Dios".
Queridos hermanos y hermanas, esta Palabra de Dios la siento de modo particular dirigida a mí, en este momento de mi vida. El Señor me llama a subir al monte, a dedicarme aún más a la oración y a la meditación. Pero esto no significa abandonar a la Iglesia, es más, si Dios me pide esto es precisamente para que yo pueda seguir sirviéndola con la misma entrega y el mismo amor con que lo he hecho hasta ahora, pero de modo más apto a mi edad y a mis fuerzas. Invoquemos la intercesión de la Virgen María, que ella nos ayude a todos a seguir siempre al Señor Jesús, en la oración y en la caridad activa.
 
 

 

sábado, 23 de febrero de 2013

Consideraciones teológico-morales en casos de violación


El jueves pasado os comentaba que la Academia Pontificia para la Vida ha declarado que la información que ha circulado sobre la supuesta aprobación por parte de la Iglesia de la Píldora del día después, es "falsa y engañosa", pues esta píldora es abortiva. Sin embargo, a las pocas horas, los obispos alemanes expresaron que la píldora del día después (PDD) puede ser utilizada en caso de violación, siempre que no sea abortiva.
He preguntado a médicos sobre el tema y he intentado encontrar en internet, en enciclopédicas médicas, información que afirme que existe alguna píldora del día después que no produzca un efecto antianidatorio, es decir, que no sea abortiva y, francamente, no lo he encontrado.

Mons. Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares y presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal Española, ha publicado un artículo en el que se pregunta: ¿en caso de violación, es lícito intentar evitar que los espermatozoides del injusto agresor puedan fecundar un óvulo de su víctima?
"La Iglesia enseña que todo «acto matrimonial en sí mismo debe quedar abierto a la transmisión de la vida». «Esta doctrina, muchas veces expuesta por el Magisterio, está fundada sobre la inseparable conexión que Dios ha querido y que el hombre no puede romper por propia iniciativa, entre los dos significados del acto conyugal: el significado unitivo y el significado procreador». Por lo expuesto los esposos no deben utilizar la anticoncepción para regular la natalidad, pues es un medio moralmente reprobable que no salvaguarda ambos significados esenciales del acto conyugal.

Sin embargo esta norma moral, que ni ha cambiado, ni puede cambiar, no es de aplicación en una violación. La violación es un acto inhumano y gravemente injusto y por tanto, al caso son de aplicación todos los principios morales referidos a la legítima defensa. El violador no tiene ningún derecho a acceder carnalmente a su víctima y por lo tanto tampoco a que sus espermatozoides fecunden los óvulos de la mujer a la que viola. Por tanto, es lícito intentar evitar dicha fecundación con medios, para el caso, también lícitos; por ejemplo: el lavado vaginal para la eliminación de los espermatozoides del injusto agresor (siempre y cuando no se realicen maniobras que puedan inducir un aborto si la fecundación ya se hubiera producido).
Pero la siguiente pregunta es: ¿es lícito administrar a la mujer, tras la violación, una «píldora del día siguiente», que evite la fecundación, es decir que evite que los espermatozoides del injusto agresor alcancen los óvulos de la víctima? La respuesta es sencilla: Sí, siempre y cuando no exista riesgo de que ese mismo fármaco provoque un aborto si la fecundación ya se hubiera producido (hay que volver a recordar que impedir la anidación del embrión es un aborto).

Naturalmente la pregunta siguiente es obvia: ¿existe tal fármaco? Hasta la fecha ni la Santa Sede, ni la Conferencia Episcopal Española han publicado documento alguno en el que se haga referencia a una «píldora del día siguiente» de tales características; al contrario, hasta la fecha, todos los documentos publicados, por las referidas instancias, sobre las llamadas «píldoras del día siguiente» insisten en que todas estas píldoras tienen como posible efecto evitar la anidación del embrión; es decir, todas son potencialmente abortivas y por tanto su utilización es siempre inmoral, también en caso de violación. Por su parte, también la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC) coincide plenamente con lo hasta aquí expuesto. Es cierto que la química farmacéutica evoluciona. Si se ha desarrollado, o en el futuro se desarrolla, una «píldora del día siguiente» que reúna todos los requisitos morales exigidos para su uso tras una violación, la Santa Sede nos lo hará saber, pero desde luego, a fecha de hoy, nada de eso se nos ha comunicado".
Artículo completo en Infocatólica

viernes, 22 de febrero de 2013

La Cátedra de San Pedro


Hoy la Iglesia celebra la festividad de la Cátedra de San Pedro. Se trata de una tradición muy antigua que se remonta al siglo IV, con la que los católicos dan gracias por el primado y la autoridad de San Pedro.
«La cátedra de Pedro obliga a quienes son sus titulares a decir, como ya hizo san Pedro en un momento de crisis de los discípulos, cuando muchos querían irse:  "Señor, ¿a quién vamos a ir? Tú tienes palabras  de  vida  eterna,  y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios". Aquel que se sienta en la cátedra de Pedro debe recordar las palabras que el Señor dijo a Simón Pedro en la hora de la última Cena: "Y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos".

Aquel que es titular del ministerio petrino debe tener conciencia de que es un hombre frágil y débil, como son frágiles y débiles sus fuerzas, y necesita constantemente  purificación y conversión. Pero debe tener también conciencia de que del Señor le viene la fuerza para confirmar a sus hermanos en la fe y mantenerlos unidos en la confesión de Cristo crucificado y resucitado (…).
El Papa no es un soberano absoluto, cuyo pensamiento y voluntad son ley. Al contrario: el ministerio del Papa es garantía de la obediencia a Cristo y a su Palabra. No debe proclamar sus propias ideas, sino vincularse constantemente a sí mismo y la Iglesia a la obediencia a la Palabra de Dios, frente a todos los intentos de adaptación y alteración, así como frente a todo oportunismo» (Benedicto XVI)

jueves, 21 de febrero de 2013

La Iglesia no aprueba la Píldora del día después

La Pontificia Academia para la Vida (PAV) ha salido al paso de los falsos rumores y ha declarado que la información que ha circulado sobre la supuesta aprobación por parte de la Iglesia de la Píldora del día después, es "falsa y engañosa".

La PDD tiene un potencial efecto abortivo por lo que es imposible que la Iglesia la apruebe.

«Ninguna circunstancia, ninguna finalidad, ninguna ley del mundo podrá jamás hacer lícito un acto que es intrínsecamente ilícito, por ser contrario a la Ley de Dios, escrita en el corazón de cada hombre, reconocible por la misma razón, y proclamada por la Iglesia» (Evangelium vitae).

miércoles, 20 de febrero de 2013

Que hay vida es evidente hasta para los grandes almacenes


Leyes, ministras y abortistas niegan que exista vida desde la concepción. Sin embargo, es algo tan evidente, que hasta los grandes almacenes lo reconocen en sus ofertas. En la imagen podéis ver un anuncio que Ikea publicó el día de san Valentín, ofreciendo una cuna gratis para todos los niños que nazcan nueve meses después del 14 de febrero, es decir, el 14 de noviembre de 2013. Los portes no están incluidos.

martes, 19 de febrero de 2013

La vestimenta del sacerdote debe expresar la magnitud del misterio que se celebra


Las vestiduras sagradas utilizadas en la liturgia deben contribuir al decoro de la acción sagrada (Ordenamiento General del Misal Romano) sobre todo en la forma y en la materia usada, pero también, en los ornamentos.
El liturgista inglés Edmund Bishop (1846-1917) describe el 'genio del Rito Romano' como distinguido por la sencillez, sobriedad y dignidad. Que el Rito Romano sea 'sencillo' frente a otros ritos históricos, como los orientales, que se distinguen por su gran complejidad y suntuosidad, no quiere decir que sea pobre o poco solemne.

La encíclica Ecclesia de Eucharistia, del Papa Juan Pablo II, dedica un capítulo al «decoro de la celebración eucarística», donde el Santo Padre explica cómo la fe de la Iglesia en el Misterio eucarístico se ha expresado en la historia, no sólo mediante la exigencia de una actitud interior de devoción, sino también a través de una serie de expresiones externas, orientadas a evocar y subrayar la magnitud del acontecimiento que se celebra.
«De todo lo dicho se comprende la gran responsabilidad que en la celebración eucarística tienen principalmente los sacerdotes, a quienes compete presidirla in persona Christi, dando un testimonio y un servicio de comunión, no sólo a la comunidad que participa directamente en la celebración, sino también a la Iglesia universal, a la cual la Eucaristía hace siempre referencia. Por desgracia, es de lamentar que, sobre todo a partir de los años de la reforma litúrgica postconciliar, por un malentendido sentido de creatividad y de adaptación, no hayan faltado abusos, que para muchos han sido causa de malestar. Una cierta reacción al 'formalismo' ha llevado a algunos, especialmente en ciertas regiones, a considerar como no obligatorias las 'formas' adoptadas por la gran tradición litúrgica de la Iglesia y su Magisterio, y a introducir innovaciones no autorizadas y con frecuencia del todo inconvenientes.»

Imagen tomada del blog La cigüeña de la torre

lunes, 18 de febrero de 2013

Necesitamos héroes


Me gusta el final de la película Braveheart. Cuando William Wallace, el héroe escoces, en su lucha contra los ingleses invasores es capturado y condenado a muerte, el verdugo sólo le pide una cosa: que se humille y pida clemencia. Si lo hace, será ejecutado con una muerte rápida. Sin embargo, si no es capaz de doblegarse ante el enemigo y suplicar clemencia, será cruelmente torturado.
La escena está bastante bien tratada si tenemos en cuenta que Wallace es torturado y el espectador es plenamente consciente de ello sin necesidad de ver tripas sanguinolentas en la pantalla. Pero el héroe no se doblega. Es tal su comportamiento, que el pueblo inglés que ha venido a ver la ejecución se siente conmovido y son ellos los que, ante el espectáculo de la tortura, comienzan a pedir clemencia para el prisionero.

Cuando a Wallace le queda sólo un aliento de vida, parece que quiere decir algo. El verdugo pide silencio, convencido de que por fin, su prisionero va a pedir clemencia. El pueblo calla y se hace un silencio impresionante en la plaza. Todos están pendientes de las palabras del héroe. Entonces éste, atado al potro de las torturas, echa la cabeza hacia atrás y con su último aliento grita: “¡Libertaaaad!”.  Ante esto, el verdugo desiste en su labor y de un tajo lo decapita.
Creo que en nuestra época tenemos una gran necesidad de héroes. Ahora los medios nos muestran a algunos personajes que pretenden serlo, pero todos ellos tienen poderes sobrenaturales, llevan capas y antifaz o actúan como bichos raros. En general, la literatura moderna y el cine nos presentan machaconamente modelos de vida en los que el hombre vive para sí mismo, donde los ideales morales y religiosos están desfasados y donde la alegría de la vida es sustituida por drogas, violencia y materialismo.

Necesitamos héroes que encarnen aquellos ideales de los que la juventud está hambrienta; héroes a los que los jóvenes puedan mirar y sentir esperanza.

domingo, 17 de febrero de 2013

Eutanasia infantil: el clamor silencioso de los niños


Existe una gran diferencia entre provocar la muerte y permitir la muerte. En el último de los casos, el médico no realiza acciones extraordinarias para salvar una vida porque a ésta le ha llegado ya su fin natural y no es lógico alargarla con medios artificiales que darían lugar a un ensañamiento terapéutico. Provocar la muerte, en cambio, es otra cosa.
Imaginemos el caso de un niño que nace con espina bífida o con alguna malformación congénita grave. Es evidente que necesita cuidados médicos, intervenciones quirúrgicas, rehabilitación, medicación en muchos casos, etc. Una persona con un problema físico grave puede, no sólo sobrevivir, sino tener una calidad de vida más que aceptable y ser muy feliz. Sin embargo, en muchos países se está trabajando sobre leyes que provoquen la muerte de estos niños, abandonándolos en el propio hospital para que mueran simplemente de inanición.

El diario La Gaceta se hace eco hoy de unos sucesos gravísimos ocurridos en Gran Bretaña. Bernadette Lloyd, enfermera de cuidados paliativos en el Liverpool Care Pathway, afirma, en escrito a la Oficina del Gabinete y al Ministerio de Salud, que ha sido testigo de que a los padres de niños recién nacidos con enfermedades graves se les presiona a fin de que acepten la eutanasia. Retirar toda ayuda médica a los niños es un eufemismo tras el que se esconde la negación de darles alimentos e hidratación. Y esto no sólo se está realizando con recién nacidos, también con niños pequeños y adolescentes. La enfermera ha declarado: He visto a los niños morir de una sed terrible al haberles retirado los líquidos hasta causarles la muerte. Fui testigo de cómo un niño de 14 años con cáncer moría con la lengua pegada al paladar porque los médicos se negaron a darle líquidos por sonda. Su muerte fue dolorosa para él y para nosotros, los enfermeros que la presenciamos. Es una forma silenciosa de eutanasia”.
Esto es lo que los defensores de la eutanasia llaman muerte dulce y digna.

Lógico menosprecio de los ciudadanos por sus representantes


La corrupción política  «compromete el correcto funcionamiento del Estado, influyendo negativamente en la relación entre gobernantes y gobernados; introduce una creciente desconfianza respecto a las instituciones públicas, causando un progresivo menosprecio de los ciudadanos por la política y sus representantes, con el consiguiente debilitamiento de las instituciones».
(Compendio de la doctrina social de la Iglesia).

sábado, 16 de febrero de 2013

Respeto al Papa


La institución divina del Papado es una verdad demasiado cierta para descuidar nuestros deberes de católicos para con el que llamamos el santo Padre.
Ante todo, ‘el respeto’. Porque siempre veremos en él a Cristo, al que representa; no cederemos a la tentación, demasiado fácil, de oponer un Papa a otro, para no otorgar nuestra confianza sino a aquel cuyos actos respondan mejor a nuestras inclinaciones personales. No seremos de aquellos que deploran al Papa de ayer o que esperan al de mañana para dispensarse de obedecer al jefe de hoy. Leed los textos del ceremonial de la coronación de los pontífices y notaréis que ninguno confiere al elegido por el cónclave los poderes de su dignidad. El sucesor de Pedro tiene esos poderes directamente de Cristo (…).

El respeto con que hablemos del Papa, nos dispondrá a ‘obedecerle’ más perfectamente (…).
¿Quién supondrá que (el Papa) habla ligeramente o bajo el influjo de consideraciones humanas? De rodillas meditó la doctrina de sus encíclicas. Nunca saldrían a luz las declaraciones que se ve obligado a dictar si no estuviese seguro de hablar en nombre de Cristo (…).

No busquéis más pruebas de que el Sumo Pontífice tiene conciencia de las responsabilidades que le incumben sino en la insistencia con que nos pide que cumplamos nuestra tercera obligación con él, la de ‘rogar con él y por él’. No se celebra ninguna misa sin que mencionemos su nombre. Con admirable generosidad nos concede indulgencias para que pidamos por sus intenciones. No veamos en ello una vana recomendación, sino ayudémosle filialmente con nuestras oraciones.
Autor: Georges Chevrot, Simón Pedro (1954).

viernes, 15 de febrero de 2013

Desafortunadas palabras de Yago de la Cierva ante la renuncia del Papa


He leído hoy un artículo que Yago de la Cierva, profesor de la Universidad de la Santa Cruz, ha escrito en el diario El Mundo sobre la renuncia de Benedicto XVI. Dice de la Cierva que el Papa ha hablado de falta de vigor de cuerpo y de espíritu, y que si hubiera que poner el acento en uno de los dos, elegiría el segundo (las negritas son mías):
“El único modo en que se consigue entrever qué puede pasar por la mente y el corazón del Papa es una crisis espiritual.

Crisis espiritual, porque si hay algo que este Papa ama es la tradición (…). Y ahora rompe con esa tradición de manera neta, completa, radical. Ha tomado una decisión que cambia el futuro del Papado para siempre: a partir de ahora, sus sucesores se verán presionados como nunca hasta ahora.
Ha roto con su predecesor, Juan Pablo II, que siguió a pesar de los pesares. Y si ese «seguir hasta el final» fue una de las manifestaciones más elocuentes de la santidad de Carol Wojtyla, ahora muchos fieles no comprenderán por qué su sucesor, en mucho mejor estado de salud que Juan Pablo II, entiende que su deber es renunciar.

Ruptura también con el pensador al que Benedicto XVI más debe: San Agustín. Uno de las principales aportaciones del santo de Hipona al cristianismo es la doctrina sobre la gracia. En polémica con Pelagio, que subrayaba la importancia de las fuerzas del hombre para hacer el bien, San Agustín destaca que lo más importante es la gracia, lo que hace Dios y no lo que hace el hombre. Y Benedicto, al renunciar por falta de fuerzas, da más peso a lo que pueda hacer un Papa que a lo que pueda hacer Dios a través de él”.
Semejantes palabras me entristecen. Llevan implícito un juicio durísimo hacia algo que, francamente, creo que no conocemos lo suficiente como para poder juzgar. Es cierto que somos libres de opinar, pero de la Cierva tendría que saber que, como hombre de prestigio conocido por los españoles (fue director ejecutivo de la JMJ de Madrid), debería medir mucho más sus palabras. Decía el beato Juan Pablo II que “sólo a la luz de Cristo resucitado llegamos a comprender el verdadero significado de nuestra peregrinación personal en el tiempo hacia nuestro destino eterno”.

Yago de la Cierva ha escrito una rectificación, en mi opinión absolutamente insuficiente. En ella expresa: “En modo alguno he pretendido calificar su decisión ni entrar en la conciencia de nadie, y menos aún en la del Papa, por el que nutro una especial veneración. Ni una sola frase del artículo le juzga (…)”.Decir que “Benedicto XVI se ha ido encerrando en su mundo cada vez más”, o que “al renunciar por falta de fuerzas, da más peso a lo que pueda hacer un Papa que a lo que pueda hacer Dios a través de él” me parece que es juzgar la conciencia del Santo Padre de un modo temerario, algo a lo que ningún católico tiene derecho.
(Os pido moderación en los comentarios a esta entrada).

Oración y ayuno… para promover la Cultura de la Vida


San Agustín dice que no importa lo que uno coma, ni si es mucho o poco, mientras no se dañe al prójimo ni la propia salud. Lo que sí importa, dice el santo, es si estamos dispuestos a renunciar a ello con alegría si llega el caso. Es muy curioso, pero la Iglesia suele relacionar la alegría de corazón con el ayuno.
Entiendo que el ayuno es una forma de ascética. El beato Juan Pablo II habla de la necesidad de orar y ayunar para abrir los corazones a la vida:

Es urgente una gran oración por la vida, que abarque al mundo entero. Que desde cada comunidad cristiana, desde cada grupo o asociación, desde cada familia y desde el corazón de cada creyente, con iniciativas extraordinarias y con la oración habitual, se eleve una súplica apasionada a Dios, Creador y amante de la vida. Jesús mismo nos ha mostrado con su ejemplo que la oración y el ayuno son las armas principales y más eficaces contra las fuerzas del mal y ha enseñado a sus discípulos que algunos demonios sólo se expulsan de este modo.
Por tanto, tengamos la humildad y la valentía de orar y ayunar para conseguir que la fuerza que viene de lo alto haga caer los muros del engaño y de la mentira, que esconden a los ojos de tantos hermanos y hermanas nuestros la naturaleza perversa de comportamientos y de leyes hostiles a la vida, y abra sus corazones a propósitos e intenciones inspirados en la civilización de la vida y del amor (Evangelium Vitae).

jueves, 14 de febrero de 2013

Ignacio González le dice al obispo: “¿Por qué no te callas?”


El Presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, Ignacio González, en un gesto demagogo de los que ya son característicos en esta Comunidad, le ha dicho públicamente al Obispo de Getafe que se calle y vaya a lo suyo, esto es, a propagar la doctrina de la Iglesia, y que no se meta con Eurovegas. Textualmente, insta al obispo a que rectifique "o, de lo contrario, si tiene alguna prueba, que vaya a los tribunales, aunque sea obispo. Y si no, que no haga acusaciones de actos delictivos".
El obispo de Getafe, don Joaquín María López de Andújar, ha expresado su inquietud sobre el daño que este negocio puede hacer a las familias y a los jóvenes, tal como han demostrado proyectos similares en otros lugares del mundo. También ha dicho que le preocupa que se puedan extender por este municipio actividades nada deseables que suelen darse en torno a estos macrocomplejos, como la prostitución, el blanqueo de dinero, el consumo de drogas o el abuso de los juegos de azar. ¿Plantear esta preocupación es ofensivo? ¿Ha dicho el obispo algo que no sea cierto? ¡Ignacio González quiere una prueba!

Estamos tan acostumbrados a la chulería de nuestros políticos, y a que piensen que los obispos no tienen derecho a expresar su opinión o su preocupación públicamente, que las palabras de González han pasado casi desapercibidas. Por alguna oscura razón este señor piensa que la democracia es sólo para los suyos y manda callar al obispo con la mala educación habitual en los que tienen el poder. Un poder que le ha dado su ex jefa, Esperanza Aguirre, gran defensora de lo que ella llama 'parque temático para adultos'.

Lo que el Presidente de la Comunidad no sabe es que una de las misiones del obispo es precisamente advertir de los peligros que entraña un negocio como Eurovegas en las puertas de una ciudad como Madrid. ¡Si hasta los americanos se lo han llevado al desierto!
Finalmente, Ignacio González ha expresado que respeta las opiniones personales y el hecho de que a López de Andújar no le parezca bien "el juego, la prostitución y esas cosas". ¡Pues… muchas gracias!

La Iglesia en oración


Desde el pasado lunes he leído multitud de versiones acerca de la renuncia del Papa. Que si está enfermo, que si es coherente porque ya lo había avisado, que si se baja o no de la cruz, que si sus hombros no son lo suficientemente fuertes para regir la Iglesia, y así podría seguir todo el día. Lo cierto es que de la renuncia del Papa sólo sabemos lo que el mismo ha dicho:
«Soy bien consciente de que este ministerio, por su esencia espiritual, puede realizarse no solo con las obras y las palabras, sino también sufriendo y rezando. No obstante, en el mundo de hoy, sujeto a rápidos cambios y agitado por cuestiones de gran importancia para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del alma. Vigor que en los últimos meses ha disminuido en mí de tal modo que debo reconocer mi incapacidad para administrar bien el ministerio a mí confiado».

Ayer reiteró que su renuncia la ha realizado en conciencia, «con plena libertad por el bien de la Iglesia». Yo sólo veo una cosa clara: el Papa, desde que comenzó su pontificado hasta hoy, nos ha enseñado que «el Señor nos ama, nos perdona, incluso nos sirve, se entrega a sí mismo en la cruz para atraer a la humanidad al amor de Dios» (mensaje para la cuaresma 2013). Y la vida cristiana, dice el Papa, consiste en esto, «en responder al amor de Dios». Podemos estar seguros de que esto es, precisamente, lo que Benedicto XVI hace en este momento.
Os dejo con la bendición del Papa al finalizar ayer la Santa Misa del Miércoles de ceniza.


 

miércoles, 13 de febrero de 2013

Padres sin fronteras


En la película The blind side, la actriz Sandra Bullok, que ganó un Oscar por su trabajo, interpreta a una mujer que adopta a un adolescente negro huérfano, que acaba convirtiéndose en un campeón de fútbol americano. Curiosamente, ella también es madre adoptiva de un niño afroamericano.
La semana pasada os hablaba de varios actores y cantantes conocidos  que han dado testimonio en defensa de la vida, proclamando públicamente su oposición al aborto. Pues bien, también son muchos los famosos que se han convertido en padres adoptivos de niños de raza diferente a la suya, dando así un ejemplo de que la adopción es una forma práctica y vital de luchar contra la cultura de la muerte.

Angelina Jolie y Brad Pitt son, probablemente, los padres adoptivos más famosos. Pero junto a ellos, hay nombres muy conocidos como Meg Ryan, que es madre de Daisy, una niña China; Tom Cruise y Nicole Kidman son los padres de Connor, de raza negra, al igual que Claudia, la hija adoptiva de Michelle Pfeifer. Madonna tiene cuatro hijos, dos biológicos y dos adoptivos procedente de Malawi; Y Hugh Jackman, famoso este año por su interpretación de Jean Valjean, protagonista de Los Miserables, es el padre adoptivo de Oscar y Ava. Calista Flockhart es la madre adoptiva de Liam; Sharon Stone tiene tres hijos adoptivos; y Katherine Heigl, conocida por su papel de la Dra. Izzie Stevens en Anatomía de Grey, abandonó la serie al convertirse en madre de la niña coreana Naleigh Kelley.
Como ellos, hay otros muchísimos padres que, mediante la adopción, convierten a un niño de cualquier otro país o raza, en un miembro más de su familia, asumiendo los mismos derechos y obligaciones que cualquier progenitor. Son los padres sin fronteras.

El Señor nos guiará


Así lo ha afirmado el Papa Benedicto XVI en la Audiencia de hoy:
«Como sabéis (aplausos) – gracias por vuestra simpatía –, he decidido renunciar al ministerio que el Señor me ha confiado el 19 de abril de 2005. Lo he hecho con plena libertad por el bien de la Iglesia, tras haber orado durante mucho tiempo y haber examinado mi conciencia ante Dios, muy consciente de la importancia de este acto, pero consciente al mismo tiempo de no estar ya en condiciones de desempeñar el ministerio petrino con la fuerza que éste requiere.

Me sostiene y me ilumina la certeza de que la Iglesia es de Cristo, que no dejará de guiarla y cuidarla. Agradezco a todos el amor y la plegaria con que me habéis acompañado. Gracias. En estos días nada fáciles para mí, he sentido casi físicamente la fuerza que me da la oración, el amor de la Iglesia, vuestra oración. Seguid rezando por mí, por la Iglesia, por el próximo Papa. El Señor nos guiará».

martes, 12 de febrero de 2013

Así es el monasterio en el que vivirá Benedicto XVI


En la fotografía podéis ver el monasterio ‘Mater Ecclesiae’. Se trata de un pequeño monasterio situado dentro de los jardines vaticanosconstruido a comienzos de los años noventa por orden del Papa Juan Pablo II. Su objetivo era que siempre hubiera una comunidad religiosa contemplativa acompañando con su oración la actividad del Santo Padre.
Cada cinco años la orden religiosa que vive en el monasterio va cambiando, de tal manera que por el convento ‘Mater Ecclesiae’ han pasado carmelitas, benedictinas y clarisas. Las últimas en habitarlo han sido ocho monjas de la orden de las salesas, siete de las cuales procedían de España, que llegaron allí en 2009. Entonces se cambiaron los estatutos para que la permanencia de cada congregación fuese de tres años.

En la actualidad está vacío y en proceso de reforma. Una vez sea elegido el nuevo Pontífice, Benedicto XVI se trasladará allí para llevar, tal como él mismo ha declarado, una vida consagrada a la oración.

lunes, 11 de febrero de 2013

Benedicto XVI dejó su palio sobre la tumba de un Papa que renunció al pontificado

 
El 28 de Abril de 2009 sucedió algo curioso. El Papa Benedicto estaba visitando L'Aquila, con motivo del fuerte terremoto que asoló esa parte de Italia, cuando decidió hacer una parada para visitar la tumba del Papa Celestino V (1215-1296), conocido también como el 'Papa Angélico', que renunció al pontificado cinco meses después de ser elegido. Benedicto XVI, tras unos minutos de oración, se acercó a la tumba y dejó allí el palio papal, símbolo de su autoridad como Obispo de Roma.  

Quince meses después, el 4 de Julio de 2010, el Papa Benedicto visita la Catedral de Sulmona donde se encuentran las reliquias de Celestino V. Allí recuerda a este Papa santo cuyo papado se caracterizó por la atención a los enfermos y por su distanciamiento de las modas, las imposiciones y la violencia.
En la Catedral de Sulmona, en un encuentro con los jóvenes, Benedicto XVI, aludiendo a la renuncia de san Pedro Celestino y a su decisión de hacer una vida eremítica, se pregunta: “¿no se trataba tal vez de individualismo, de fuga de las responsabilidades?” Y responde: “Cierto; esta tentación existe. Pero en las experiencias aprobadas por la Iglesia, la vida solitaria de oración y de penitencia está siempre al servicio de la comunidad, se abre a los demás, nunca se contrapone a las necesidades de la comunidad. Las ermitas y los monasterios son oasis y manantiales de vida espiritual de los que todos pueden beber”.




El Papa Benedicto XVI deja el Pontificado


Queridísimos hermanos, os he convocado a este consistorio no solo para las tres canonizaciones, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia.

Después de haber examinado repetidamente mi conciencia delante de Dios, he llegado a la certeza de que mis fuerzas, por mi avanzada edad, no son ya las necesarias para ejercitar de modo adecuado el ministerio petrino. Soy bien consciente de que este ministerio, por su esencia espiritual, puede realizarse no solo con las obras y las palabras, sino también sufriendo y rezando. No obstante, en el mundo de hoy, sujeto a rápidos cambios y agitado por cuestiones de gran importancia para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del alma. Vigor que en los últimos meses ha disminuido en mí de tal modo que debo reconocer mi incapacidad para administrar bien el ministerio a mí confiado.

Por esto, sabedor de la gravedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, sucesor de San Pedro, confiado a mí por mano de los cardenales el 19 de abril del 2005. De modo que, desde el 28 de febrero del 2013, a las 20 horas, la sede de Roma y la sede de San Pedro quedará vacante y deberá convocarse, por aquellos a quienes compete, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.
Queridísimos hermanos, os agradezco de todo corazón todo el amor y el trabajo con el que habéis llevado conmigo el peso de mi ministerio. Y os pido perdón por todos mis defectos. Ahora, confiamos la Santa Iglesia al cuidado del Sumo Pastor, nuestro Señor Jesucristo, e imploramos a su santa madre María para que asista con su bondad materna a los padres cardenales en la elección del nuevo Sumo Pontífice. Respecto a mí, quiero servir también en el futuro a la Santa Iglesia de Dios con todo mi corazón, con una vida dedicada a la oración.

(El anuncio ha sido realizado en latín, durante el consistorio para la canonización de los mártires de Otranto). 
 


domingo, 10 de febrero de 2013

A los políticos que apoyan el aborto, les debe ser negada la Comunión


El cardenal Raymond Burke, Prefecto de la Signatura Apostólica, en declaraciones al periódico irlandés Catholic Voice, ha afirmado que los sacerdotes irlandeses deben privar de la comunión a los políticos que apoyen el aborto.

"Los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave no deben ser admitidos para recibir la sagrada comunión. No puede haber ninguna duda de que la práctica del aborto está entre los más graves de los pecados manifiestos (…). Siempre que (un político católico) siga apoyando una legislación que fomenta los males intrínsecos del aborto o de otro tipo, le debe ser negada la Sagrada Comunión".

sábado, 9 de febrero de 2013

Si tú no sabes lo que dices, yo menos


Esta es Beatriz Viana, directora general de la Agencia Tributaria. En la rueda de prensa respondía a preguntas sobre el caso Bárcenas. ¿Qué dijo? Porque si ella no sabe lo que dice, yo menos.

 

viernes, 8 de febrero de 2013

Famosos contra el aborto


Hace unos días os comentaba que la actriz Meryl Streep ha hecho un anuncio apoyando el aborto y todo lo que envuelve el eufemismo de salud sexual y reproductiva. Por suerte, también existen muchos famosos que poco a poco van dando a conocer su postura en contra del aborto y a favor de la vida con razones más que sólidas.
Martin Sheen, actor conocido por su papel como Presidente de los EEUU en la serie ‘El ala oeste de la Casa Blanca’, ha declarado su apoyo a la causa provida, explicando que su mujer, Janet, nació como consecuencia de una violación sufrida por su madre. Si ésta la hubiera abortado, él no la hubiera conocido.

Andrea Bocelli cuenta que su madre embarazada fue hospitalizada por un ataque de apendicitis. Los médicos, al terminar el tratamiento, le sugirieron abortar asegurando que "el bebé nacería con alguna discapacidad". Así sucedió, pues Andrea padece glaucoma congénito y a los doce años perdió la vista a causa de un golpe en la cabeza. Sin embargo, se siente profundamente agradecido a su madre por no atender a las razones de los médicos.
Jack Nicholson ha relatado también su historia, declarándose totalmente contrario al aborto. Su madre fue una adolescente a la que ofrecieron repetidamente abortar. Afortunadamente ella decidió tener al bebé. Nicholson creció creyendo que su abuela era su madre. Tras descubrir la verdad con treinta y ocho años, Nicholson se ha declarado siempre provida afirmando que asumir otra postura sería hipócrita, ya que si su madre hubiera aceptado el aborto, el "estaría muerto, no existiría".

Fuente: Aciprensa

jueves, 7 de febrero de 2013

El católico que silba en el cine


Es sabido que los medios de comunicación están saturados de gente que cree en el tarot, ciencias ocultas, astrología de pacotilla y toda clase de supersticiones. Sin embargo, no se habla tanto de que una parte de las personas que practican estas supercherías son católicas, y eso resulta sorprendente. Lo cierto es que entre unos y otros han fundado un paganismo a la antigua usanza, donde los paganos se fabrican toda una serie de medios para protegerse, con un culto y unos rituales incluidos.
Y son tantos los católicos que forman parte de este nuevo paganismo, que el católico fiel al magisterio de la Iglesia se ha convertido en una nota discordante en nuestra sociedad. Es aquel que va al cine a ver una película infantil y silba en medio de una escena erótica porque no le parece apropiada para los niños, mientras el resto de la sala ríe o le dice que se calle.

Tengo amigos ateos. Cuando hablo con ellos, me da por pensar que es mucho más difícil no creer en Dios que creer en El. Y es que los argumentos ateos son tan complicados y contradictorios… No sé si existen ateos que no creen en nada. Yo no los conozco. El ateísmo que yo conozco es toda una ideología levantada desde el más absoluto rechazo a Dios. Y para rechazar algo, hay que creer que ese ‘algo’, (en este caso Alguien), existe.
De vez en cuando me encuentro con buscadores de la verdad. Personas que tal vez aún no han sabido apreciar la evidencia de la existencia de Dios, que se equivocan una y otra vez, pero que prosiguen infatigables su búsqueda.

Sin embargo, el católico que no se revuelve ante la descomposición social que suponen el aborto, la pornografía, el homosexualismo político o la corrupción, me llama siempre la atención. Suelen ser los que en aras de un respeto mal entendido defienden prácticas inmorales como la fertilización in vitro, o los que permanecen pasivos ante el mal… porque son apolíticos.
La falta de compromiso no se conjuga bien con nuestra religión. La fe no está para ser pensada y meditada, sino para ser puesta con sencillez en el centro de la vida de cada cristiano. Tiene que verse en nuestro cuarto de estar, en los programas de televisión que vemos, los libros que leemos, las conversaciones que mantenemos con nuestros amigos. Y tiene que notarse también en nuestra manera de vivir la sexualidad, el matrimonio, la amistad y, por qué no, la política.

Benedicto XVI: La cumbre de la creación es el ser humano


La cumbre de la creación es el hombre y la mujer, el ser humano: un ser pequeño respecto a la inmensidad del universo, pero el único que ha sido hecho «a imagen de Dios», capaz de entender la sabiduría de su obra, reconociendo y alabando a través de ella al Creador.

Por eso goza de la especial protección de Dios, que fundamenta la inviolabilidad de la dignidad humana, frente a la tentación de ver en las personas simples objetos inanimados para la propia utilidad.
(Audiencia General 6 de febrero de 2013).

miércoles, 6 de febrero de 2013

Juan Pablo II: "A los que vivís bajo la prueba"

 
Vosotros que vivís bajo la prueba, que os enfrentáis con el problema de la limitación, del dolor y de la soledad interior frente a él, no dejéis de dar un sentido a esa situación.
 
Tiene un gran valor sobrenatural vuestro sufrimiento. Y sois además para nosotros una constante lección, que nos invita a relativizar tantos valores y formas de vida. Para vivir mejor los valores del Evangelio y desarrollar la solidaridad, la bondad, la ayuda, el amor.

Discurso del Papa Juan Pablo II a los enfermos (Zaragoza, 6 de noviembre de 1982).

Cinturón de… integridad


Los partidos políticos, al menos en España, son estados totalitarios en miniatura. Cuando hay que votar en el parlamento, los diputados votan en masa según la consigna dada por el jefe. Ninguno es considerado en función de lo que como persona puede ofrecer. Lo que importa es que cada uno de ellos hace número y aporta, por tanto, una fuerza. Pero esa fuerza va a ser utilizada para lo que digan los de arriba. Nadie debe destacar, ni poner en peligro al jefe y a su equipo más cercano. El partido no está formado por hombres libres, que opinan, dialogan y contribuyen con ideas y valores que ayuden a los demás a crecer y a realizar un buen servicio público; está formado por hombres y mujeres adiestrados que obedecen a la disciplina del partido.

El partido político tiene hombres que no usan su conciencia, porque se rigen por una conciencia colectiva. De ahí que cuando algún político no está de acuerdo con su partido, o se calla, o se va, o lo echan. Obedecen y cobran. Ahora sabemos que cobran por A… y por B. Se dice que en la política se gasta mucho en sobres. Los jóvenes entran en los partidos llenos de ideales y al cabo de unos años están corrompidos.

Al igual que las mujeres hace siglos llevaban cinturón de castidad para evitar las agresiones de los desalmados, los políticos deberían llevar un cinturón… de integridad, para impedir que los partidos los corrompan. Porque se está demostrando que pasarle a un político por delante de las manos un sobre de dinero negro y esperar que no lo acepte, es mucho pedir.
¿O quizá el problema no está en los partidos sino en su gente?

martes, 5 de febrero de 2013

Colegios que suministran píldoras y abortivos a las niñas


En los colegios españoles existe la figura de la ‘enfermera’, una persona en teoría titulada que atiende a los niños cuando estos sufren algún accidente o no se encuentran bien. Lo más que hace es dar algún jarabe, poner una tirita o llamar a los padres si sus hijos tienen fiebre o están vomitando. En EEUU, en cambio, las enfermeras suministran la píldora de día después a las adolescentes que acuden a su ‘dispensario’ alegando que han tenido relaciones sexuales sin utilizar preservativo.
Así lo relata Lifesitenews, que afirma que los colegios de Nueva York están autorizados para proporcionar a las niñas píldoras anticonceptivas, o píldoras del día después sin tener que decírselo a sus padres.

El sistema funciona de la siguiente manera: el colegio envía una carta a los padres notificando que va a poner en práctica el plan Conectando a los Adolescentes a la Salud Integral, y explicando en qué consiste. Si los padres se niegan expresamente a que sus hijas participen de este plan, entonces éstas quedarán excluidas del mismo. Pero si no hay una negativa expresa por parte de los progenitores, se entiende que los padres lo aprueban, y sus hijas recibirán no sólo consejos sobre la anticoncepción artificial, sino también anticonceptivos o abortivos, como en el caso de la PDD.
En total, durante el curso 2011-2012 se repartieron 12,721 píldoras del día después en 40 colegios. Todo ello subvencionado por el Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York, que hace especial hincapié en extender este programa por las zonas más pobres. La presidenta de la Asociación de Padres de la ciudad de Nueva York se ha quejado de que se trata de una campaña dirigida a controlar la población negra y latina.

El año pasado 14 institutos donde se aplica este plan enviaron cartas informativas a los padres de los alumnos, y sólo poco más del 1% se negaron a que sus hijas participaran en el programa. Es decir, el 98% de los padres neoyorkinos informados, aceptaron que a sus hijas se les proporcionara la píldora anticonceptiva y la del día después sin su conocimiento. Está claro que ojos que no ven, corazón que no siente.

lunes, 4 de febrero de 2013

¿Católicos o estatuas de hielo?


Dice Chesterton, que Enrique VIII era católico en todo excepto en que no era católico. Cumplía hasta con el último avemaría y la última vela, pero no aceptaba a Roma.
Yo vivo en un pueblo en las afueras de Madrid. Los domingos hay mucha gente en Misa, pero también la hay los días de semana. Y en las Iglesias de mi pueblo la gente se confiesa; Y se celebran bodas, bautizos, primeras comuniones y funerales. Pero me consta que muchos de estos católicos practicantes piensan que la Iglesia debería aceptar el divorcio, por poner un ejemplo. ¿Por qué? Porque muchos de ellos tienen hijos que están divorciados y que se han apartado de la Iglesia al contraer un segundo matrimonio, éste civil. Y les gustaría que sus hijos volvieran a la Iglesia, con sus nuevas familias, y que fueran bendecidos por el sacerdote.

Como este, hay otros muchos ejemplos: católicos practicantes que de ningún modo aceptan la doctrina de la Iglesia en lo que se refiere a la anticoncepción o la fertilización in vitro,  que consultan horóscopos, que acuden cuando están enfermos a curanderos que practican algún tipo de ‘magia’, o que critican a la Iglesia por no ‘entender’ el ‘matrimonio homosexual’.
Muchas veces a los católicos nos resulta más fácil aceptar misterios como el de la Santísima Trinidad, que obedecer la doctrina de la Iglesia que no siempre es fácil

Volviendo a Chesterton, pone este autor otro ejemplo: Miguel Ángel hizo una estatua de nieve que bien podía ser una copia exacta de una de sus estatuas de mármol; pero no era de mármol. ¿Cuántos de nosotros que decimos ser y nos creemos católicos, somos en realidad estatuas de hielo, tal vez muy bonitas, pero de hielo?

Magos y adivinos, horóscopos y amuletos, fuera


La televisión apesta. La enciendas a la hora que la enciendas, encontrarás videntes, echadores de cartas, seudomagos y adivinos. Todos prometen lo mismo: mejorar tu vida. ¿Cómo? No tengo ni idea. Se supone que te aconsejan sobre tu trato con otras personas, tu trabajo,  o cómo enfrentar ciertas situaciones dando consejos para encontrar el amor o hacer dinero. Naturalmente, esto conlleva creer en cartas astrales, encender velas de ciertos colores, llevar amuletos, dar al amado o amada ciertos brebajes y, como mínimo, esperar que alguien adivine el porvenir.

Santo Tomás decía que la magia es uno de los desórdenes del conocer. Y la Iglesia es muy clara a este respecto y nos dice que todas las formas de adivinación deben rechazarse, desde la consulta de los horóscopos, a la quiromancia, la interpretación de presagios o el recurso a “mediums”. No digamos nada del satanismo o cosas semejantes

De la misma manera, nos advierte que llevar amuletos y “todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo —aunque sea para procurar la salud—, son gravemente contrarias a la virtud de la religión”.
Para saber más sobre esto, podéis consultar el Catecismo de la Iglesia Católica. Pienso que este Año de la fe es un momento especialmente propicio, no sólo para leer, sino también para aprender nuestra fe estudiando seriamente el Catecismo. Difícilmente podemos transmitir la fe si no la vivimos primero nosotros, y para ello, es necesario conocerla. El Catecismo es «una regla segura para la enseñanza de la fe» (Constitución apostólica Fidei depositum).

domingo, 3 de febrero de 2013

El nombre de cada uno está escrito en el corazón de Dios



Os dejo con dos de los últimos tweets del Papa:

¿Qué significa para nosotros el domingo, el día del Señor? Es un día para el descanso y la familia, pero antes de nada es un día para Él.

Dios Padre ama a todo ser humano. Que nadie se sienta olvidado, porque el nombre de cada uno está escrito en el corazón bondadoso del Señor.
 

sábado, 2 de febrero de 2013

Político desea que los ancianos «se den prisa en morir»


Taro Aso es el ministro japonés de Finanzas. En estos días está dando mucho que hablar porque no se le ha ocurrido otra cosa que desear a los ancianos «que se den prisa en morir».  Según el señor ministro, los mayores son los culpables del tremendo gasto sanitario que hay en Japón.
Hay que tener en cuenta que Japón es el país más envejecido del mundo. Son 128 millones de habitantes de los cuales, más de un cuarto son mayores de 60 años. Y a este pobre hombre lo nombran ministro de finanzas. El cuarto en dos años. No sé si habrá sido buen estudiante o no, pero de economía sabe un rato. ¿Eres anciano, japonés y quieres bajar los costes sanitarios de tu país? Muérete. Taro Aso, que define a las personas que ya no pueden alimentarse por sí mismas como 'gente de tubo',  ha dicho a los ancianos: "El problema no se resolverá a menos que os deis prisa en morir".  Esto es un economista y lo demás son tonterías.

Así nos las gastamos en nuestras sociedades utilitaristas y degradantes…

La tibieza de los gobernantes es culpa de sus votantes


Los franceses se han manifestado en contra del proyecto de ley del matrimonio y la adopción homosexual. ¿Servirá para algo? Sólo si después, a la hora de votar, esos mismos que hoy dicen que no están de acuerdo con el matrimonio homosexual votan a un partido que rechace la unión homosexual como matrimonio.
En España nos hemos manifestado multitudinariamente a favor de la vida, en contra del aborto y a favor de la familia y, por tanto, en contra de la equiparación de la unión homosexual al matrimonio. ¿Ha servido para algo? No, porque llegadas las elecciones, la mayoría de los que se manifiestan votan a un partido tibio, proabortista y anti-familia. Que de nada sirve dar un poco de dinero a Redmadre, si por el otro lado estás subvencionando abortorios. De la misma manera, tampoco puede considerarse un partido defensor de la familia a aquel que simplemente quiere que a la unión homosexual no se la llame matrimonio, pero que deja la decisión en manos de otros, cuando el pueblo le ha dado mayoría absoluta.

Últimamente se dice en los medios que los jóvenes norteamericanos son mayoritariamente pro-vida. ¿Qué ocurre con ellos? ¿Acaso no acuden a votar? ¿O quizá es que los que van a las manifestaciones son todos menores de edad?

viernes, 1 de febrero de 2013

El hurto famélico crece en España


Si habéis leído Los Miserables de Víctor Hugo, o habéis visto el musical recientemente estrenado, recordaréis que la historia de Jean Valjean comienza con un hurto famélico. Roba una barra de pan. Después de salir de prisión nadie le da trabajo, se muere de hambre. El obispo que lo acoge le da de comer y le deja pernoctar en su casa. Pero durante la noche, Valjean piensa que al día siguiente volverá a las mismas, por lo que le roba la plata y escapa. En la novela, la señora Magloire acude al obispo gritando:
—¡Monseñor, el hombre se ha escapado! ¡Nos ha robado la plata!

 El obispo le responde:
 —¿Y era nuestra esa plata? – Y añade: —Yo retenía injustamente esa plata desde hace tiempo. Pertenecía a los pobres. ¿Quién es ese hombre? Un pobre, evidentemente.

Viene a decir Víctor Hugo que robar en caso de necesidad es un derecho.
Hace unos meses, a mi tía Lola (tiene 84 años) le sucedió algo curioso. Después de hacer la compra, paró en una farmacia. Dejó el carrito de la compra junto a la puerta y, mientras pedía paracetamol, alguien entró, metió la mano en el carrito y se llevó una bolsa con algo de fruta: un par de manzanas, tres naranjas y un racimo de uvas. Total, nada demasiado caro. Quien metió la mano en el carro, debía de ser consciente de que no iba a sacar nada de mucho valor. Probablemente, sólo algo de comer. Sin embargo, se arriesgó. Y es que el hurto famélico se va extendiendo en este país, en teoría moderno e industrializado. Hasta hace poco, nuestro problema era, simplemente, mejorar nuestra calidad de vida, vivir mejor. Ahora, para muchos, es sobrevivir.

He estudiado derecho, pero reconozco mi ignorancia. No sé si el hurto famélico puede incluirse dentro de lo que la ley española llama estado de necesidad. Según nuestra ley (artículo 20 del Código Penal) el que, en estado de necesidad, para evitar un mal propio o ajeno lesione un bien jurídico de otra persona, estará exento de responsabilidad criminal, siempre que concurran los siguientes requisitos: que el mal causado no sea mayor que el que se trate de evitar; que la situación de necesidad no haya sido provocada intencionadamente por el sujeto; que el necesitado no tenga, por su oficio o cargo, obligación de sacrificarse.
Hoy he leído que el Consejo de Ministros ha concedido el indulto a una joven de 22 años, madre de dos niñas pequeñas, que realizó varias compras con una tarjeta de crédito que se encontró en la calle, hechos por los que fue condenada por un juzgado de Valencia a la pena de un año y 10 meses de prisión.

Si leéis el enlace veréis que la condena no fue por robo sino por delitos continuados de estafa y falsificación en documento mercantil; los hechos se produjeron hace seis años y la mujer es ahora madre de tres hijos; el indulto se produce tras contar con informes desfavorables por parte de la sala sentenciadora y del ministerio fiscal; el total robado asciende a 289,69 euros.
¿Qué opináis? ¿Se ha hecho justicia?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).