jueves, 12 de diciembre de 2013

Nuestra Señora de Guadalupe, 482 años de milagros

 
A finales del año 1531 el indio Juan Diego Cuauhtlatoatzin iba de camino cuando oyó una voz que, en lengua náhuatl, le preguntó: “¿Adonde vas?” Sorprendido miró a su alrededor y vio a nuestra Señora , la cual le dijo que en ese mismo sitio deseaba que se levantara un templo, pues quería derramar su gracia sobre todos los habitantes de Méjico. Cuando Juan Diego relató esta experiencia a su obispo, Juan de Zumárraga, éste le pidió pruebas de que verdaderamente había visto a la Virgen. La Señora se apareció en otras ocasiones a Juan y de hecho, la tercera vez, hizo florecer un rosal milagrosamente, ya que estas flores no crecen en esta zona debido a la aridez del territorio, y colocó una brazada de rosas sobre la manta del indio. Cuando Juan Diego fue a ver al obispo le entregó las flores y, al abrir la manta, vieron que en el tejido de la tilma había quedado grabada la imagen de la Virgen; la misma que ahora se venera en el santuario de Guadalupe.
El primer estudio de la tilma se realizó en 1666. Para sorpresa de los pintores de aquel tiempo, vieron que la imagen no había sido pintada al óleo ni al temple. Comprobaron que, a pesar de los años transcurridos, la pintura del tejido seguía perfecta. La  tela sobre la que está la imagen de la Virgen es de fibra vegetal de maguey. Al día de hoy, es el único tejido que existe en el mundo que después de casi cinco siglos está intacto.

La imagen impresa sobre el ayate indígena es un auténtico códice lleno de simbología donde cada detalle tiene un profundo significado. El Dr. Enrique Graue, oftalmólogo mejicano, reconoce haber examinado los ojos de la imagen con un oftalmoscopio de alta potencia, para descubrir que era como estar viendo un ojo vivo: frente a la luz, la pupila se contrae, y en la oscuridad, se dilata. En un estudio realizado en 1979 se descubrió que, aumentando el iris de los ojos de la Virgen hasta una escala 2.500 veces superior al tamaño real, podían identificarse hasta doce personas. Y es que en los ojos de la Virgen quedó reflejada la escena en la que Juan Diego mostraba al obispo Zumárraga la milagrosa tilma.
Desde entonces, misericordia, curaciones y conversiones; 482 años de milagros.

2 comentarios:

CHARO dijo...

Tengo el libro de La Virgen de Guadalupe donde se narra toda la historia y cuando lo leí me dejó tan fascinada que desde entonces me interesa mucho todo lo relacionado con esta Virgen.Besicos

PEPE LASALA dijo...

No conocía tanto sobre la Virgen de Guadalupe, vuestra Patrona, me ha gustado mucho leerla. Un fuerte abrazo, tus amigos de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea te deseamos Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).