martes, 3 de diciembre de 2013

Mirar al que sufre con los ojos de Jesús

 
Hace unas semanas estas imágenes dieron la vuelta al mundo. Se trata del emotivo abrazo que el Papa dio a Vinicio Isola, un italiano de Vicenza que sufre la enfermedad de Recklinghausen desde los 15 años. Se trata de un tipo de neurofibromatosis que produce el crecimiento de tumores y quistes por todo el cuerpo hasta provocar que la persona quede casi irreconocible.
“Me dijeron que a los 30 años ya estaría muerto. Pero todavía estoy aquí”, dice Vinicio. Para él, el encuentro con Francisco estuvo lleno de emoción y consuelo y ha declarado: “El Papa no me ha tenido miedo y me ha abrazado. Mientras me acariciaba, no sentí más que amor”.

En una homilía dada en Buenos Aires en 2009, el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio decía: “Cuando nos animamos a mirar bien a fondo el rostro de los que sufren se produce un milagro: aparece el Rostro de Jesús”.

4 comentarios:

Teresa dijo...

La imagen transmite mucha emoción con los ojos cerrados del Papa. Francisco también nos habla por sus gestos.

CHARO dijo...

La historia de este señor enfermo me ha conmovido........Su emoción al ser abrazado y besado por el Papa le ha hecho muy feliz.Besicos

Luismi dijo...

Todo un ejemplo por ambos. La misericordia y el abrazo sincero del Papa y la vida ejemplar de este hombre que tiene que luchar a diario con la incomprensión de la gente.

Un abrazo.

Belen dijo...

Donde hablan los hechos,sobran las palabras.

Un cariñoso saludo :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).