miércoles, 4 de diciembre de 2013

Le dan la unción de enfermos, se cura y demanda al hospital

 
Jerzy R. es polaco. Hasta hace poco estaba moribundo, en coma y deshauciado por los médicos. A pesar de ser ateo y sin su conocimiento, recibió la unción de enfermos. La noticia no explica si algún familiar la pidió para él o si fue cosa del sacerdote del hospital. La cuestión es que después de recibir el sacramento, Jerzy se curó.
Ahora ha denunciado al hospital y reclama una compensación de 21.000 euros por lo que considera “daño inmaterial grave”.

La cuestión que me planteo es por qué un sacerdote católico dio el sacramento de la unción de enfermos a un ateo declarado. ¿Tal vez no sabía que éste no era creyente? La Iglesia, que yo sepa, dice que en peligro de muerte los ministros católicos pueden administrar lícitamente los sacramentos, no sólo a los católicos, sino también a los demás cristianos que no están en comunión plena con la Iglesia católica, cuando éstos no puedan acudir a un ministro de su propia comunidad y lo pidan espontáneamente, con tal de que profesen la fe católica respecto a esos sacramentos y estén bien dispuestos. Como veis, no era este el caso.
Lo que ha quedado claro es que Jerzy ni creía ni cree, de lo cual es muy libre. Los católicos, evidentemente, podemos y debemos rezar por todos, creyentes o no. Pero no se deben dar los sacramentos a los que no lo pidan, salvo que no puedan hacerlo y conozcamos antes su deseo expreso.  De hecho, el Derecho Canónico, haciendo referencia a los casos en que los enfermos no pueden expresarse, dice que este sacramento debe administrarse a los que cuando estaban en posesión de sus facultades lo hayan pedido al menos de manera implícita.

3 comentarios:

Belen dijo...

Este tipo es un caradura de aupa!!!

Un cariñoso saludo :)

'Mrswells' dijo...

No se las normas de la Iglesia en ese respecto, gracias por recordarlas. Quiza algun familiar o algun amigo lo pidiera por el.
Ahora esta claro que le interesa el dinero a costa de alguien que quiso ayudarle .

Hoy en los hospitales, si el paciente no quiere lavarse o peinarse o comer...hay que respetarlo o convencerle. Y si quiere suicidarse? Bueno, de eso ya he leido casos en este blog: se le abre la ventana directamente y se le da el empujoncito. Claro, ese, despues no va a poner una demanda. Mi pregunta es...nos la pondra ante Dios cuando lleguemos nosotros?

Hay gente que desde el principio no puede expresarse a no ser que se les ensegne a ello, hay gente que rechaza sin saber por qué rechaza ni LO que rechaza(quiza porque lo han forzado antes a otras cosas)..por eso que la tarea evangelizadora previa sea nuestra obligacion, educacion desde la infancia en buscar lo bueno y el bien. Nos dormimos en esto
Si no lo hacemos bien nosostros,los catolicos, ni damos buenos ejemplos, seremos responsables ante Dios de de muchas almas que no saben pedir lo que les conviene para la Vida Eterna porque nadie se atrevio a plantearselo.
Asi que, si este no es uno de esos casos pues se le pide disculpas y si hay que poner dinero se pondrá ,pero sobre todo sacrificio y oracion por el y su alma..(espero que si lo lee no me denuncie por decir esto), los catolicos lo debemos hacer por todas las almas(Mensaje de Fatima, Lourdes..) algún día espero que sea el quien pida arrepentido la ayuda espiritual . Eso deseo. Desde aqui mi sincera oracion por el.

Rafael Hidalgo dijo...

Lo que queda meridianamente claro en esta noticia es que el dinero tiene poderes curativos. 21.000 € son capaces de sanar un "daño inmaterial grave". ¡Caray con el tratamiento del daño inmaterial grave!

Al polaco este nos lo tenemos que traer a España. Se va a encontrar como en su casa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).