sábado, 28 de diciembre de 2013

¿Es buena una ley que penalice el aborto?


¿Es buena una ley que penalice el aborto?
Sinceramente creo que es la única forma de acabar con la industria abortiva, un negocio cruel que prospera con la muerte.

Son muchas las personas que deben su vida al hecho de que, cuando sus madres estaban embarazadas, en su país había una legislación penalizadora del aborto y favorable a la vida.
Quizá sus madres fueron mujeres solteras que tuvieron que luchar lo indecible para sacar a sus hijos adelante; es posible que tuvieran que pasar por situaciones difíciles de abandono o pobreza; puede que incluso las presionaran para acabar con su embarazo; tal vez sus hijos fueron niños no buscados ni deseados, o padecían alguna enfermedad.

Sin embargo, todos ellos viven hoy gracias a las dificultades que sus madres encontraron para abortar.

5 comentarios:

Existe Sempre Um Lugar dijo...

Boa tarde,
Votos de um excelente ano novo.
ag

Gonzalo dijo...

y hay que insistir porque todavía hay mucha gente que lo duda. Saludos

Carlos dijo...

Es indispensable una ley que penalice el aborto. Sino ya podemos ir olvidándonos de que no se pague a las clínicas aborteras con el dinero de nuestros impuestos. Es una vergüenza que lo que damos para fines sociales y para el bien común acabe llenando los bolsillos de los desaprensivos. Hace falta una ley más dura ya.

Teresa dijo...

Hola Elige! La imagen me parece preciosa y lo dice TODO!!

eligelavida dijo...

Carlos, nos obligan cual vulgar dictadura a ser partícipes de la matanza de los inocentes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).