domingo, 15 de diciembre de 2013

El Señor está cerca

 
El Domingo III de Adviento es conocido como Domingo Gaudete, debido a la tradicional antífona de entrada de la Misa: "Gaudete in Domino semper. Iterum dico: Gaudete. Dominus prope est"  (Alegraos siempre en el Señor. Repito, alegraos. El Señor está cerca (Flp 4, 5)).

9 comentarios:

releante dijo...

Y ansiosos de que llegue ya. Un abrazo

xtobefree dijo...

Buenos días Elige La Vida: Tan chiquitín, inocente y Bueno es nuestro Señor...¡Qué alegría más grande, amiga!
Un abrazo

Capuchino de Silos dijo...

Precisamente el tercer domingo de Adviento nos enseña el camino de la alegría e inocencia al revertirse el sacerdote de rosa, color diluído del morado, que es color de penitencia para ir subiendo peldaños hacia nuestro Niño porquito a poco.

Belen dijo...

Es una fotografia que me cautiva.

Un cariñoso saludo :)

AMALIA dijo...

Ya queda poquito.

Te deseo una Navidad muy feliz.

Un beso.

'Mrswells' dijo...

Que buena foto!

La gran noticia de la Navidad es 'Dios entre nosostros'


Esto es lo importante en el mundo en que vivimos..al que viene El

CHARO dijo...

Desconocía esto que nos explicas.Besicos navideños

gosspi dijo...

Elige..esa Imagen lo dice Todo..pues todos lo llevamos dentro como un bebé...en.la Iglesia estamos todos "embarazados"!!!!!! asi que hay que defender la Vida pues Ella es la que nos nace ....nos convertimos en VIDA!!

Gonzalo dijo...

Jesús fue un bebé y antes un embrión y un feto.
¡Ven Señor y no tardes!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).