martes, 31 de diciembre de 2013

¿El Papa ha abolido el pecado?

 
Eugenio Scalfari es el veterano periodista italiano de 89 años, fundador de La Repubblica y ateo declarado, que tuvo la oportunidad de entrevistar al papa Francisco el pasado mes de octubre. Dado que las supuestas respuestas del Papa a sus preguntas causaron confusión en los medios y entre los fieles católicos, Scalfari se vio obligado a admitir que Francisco no había dicho algunas de las cosas que él escribió como citas. Es más, admitió que su 'técnica' consiste en entender quién es la persona con la que habla y luego escribir las preguntas y sus respuestas con sus propias palabras.
Scalfari ha publicado hace dos días un editorial titulado: «La revolución de Francisco. Ha abolido el pecado». Podéis imaginar la que se ha armado entre los cándidos que creen todo lo que aparece publicado en un periódico. Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, ha tenido que desmentir esta afirmación, declarando diplomáticamente que «ciertamente, no es pertinente».

Lo que no dice Lombardi es que este periodista de mente retorcida aprovecha su púlpito para engañar a incautos, porque imagino que nadie más se puede confundir después de oír al Papa Francisco hablar una y otra vez de la existencia del demonio, y de exhortar a los sacerdotes a que estén siempre con la luz del confesionario encendida. Sin ir más lejos, hace pocos días el Papa afirmaba rotundo que es preciso acudir a la confesión sacramental para recibir la gracia del perdón, confesando a Dios nuestro pecado hablando cara a cara con el sacerdote, nuestro hermano, y no pensando en dirigirnos directamente a Dios, como si nos «confesáramos por e-mail» (Homilía 25 de octubre de 2013).
«No habrá dificultades, tribulaciones, incomprensiones que nos hagan temer si permanecemos unidos a Dios como los sarmientos están unidos a la vid, si no perdemos la amistad con Él, si le abrimos cada vez más nuestra vida», nos recuerda el Papa. «Esto también y sobre todo si nos sentimos pobres, débiles, pecadores, porque Dios fortalece nuestra debilidad, enriquece nuestra pobreza, convierte y perdona nuestro pecado. ¡Es tan misericordioso el Señor! Si acudimos a Él, siempre nos perdona. Confiemos en la acción de Dios. Con Él podemos hacer cosas grandes y sentiremos el gozo de ser sus discípulos, sus testigos» (Homilía del Domingo de Pascua de 2013).

8 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

¡Muy feliz y santo 2014!

Caminar dijo...

¿Por qué la gente dirá tanta tontería?
En fin, demos gracias a Dios por el don de la fe.
Santo año.

María Bote dijo...

Demos gracias a Dios por el Don de la Fe y oremos CON y Por el Santo Padre Francisco.

Santo y buen año para el mundo entero.

eligelavida dijo...

Caminar, creo que este periodista está 'a por uvas...' jaja!

Feliz 2014!

CHARO dijo...

El sacramento del perdón es toda una bendición para los creyentes.Besicos

Anónimo dijo...

Hay que seguir firmes en la fe el enemigo está en todas partes y dice pendejadas para confundir a las personas lo más triste es que he podido ver personas creer las mentiras sobre el papa por ignorancia

AMALIA dijo...

¡¡Vaya forma de hacer periodismo...!!


¡¡Feliz 2014!!

Un besito

braveheart dijo...

Solo la frase "abolir el pecado" es absurda. La ofensa a Dios mientras exista será siempre pecado. Decir lo contrario es pensar que se puede ofender a Dios y al prójimo sin que esa ofensa sea tenida en cuenta. Un absurdo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).