lunes, 9 de diciembre de 2013

El Papa Francisco y la cuestión de la defensa de la vida

 
Desde que comenzó el Pontificado de Francisco, son muchos los que pretenden crear controversia con el tema de la defensa de la vida, utilizando palabras del Papa dichas ante los medios o improvisadas y sacadas de contexto. Ahora Francisco ha hablado en una Exhortación apostólica, documento que forma parte del magisterio de la Iglesia.
La exhortación apostólica Evangelii Gaudium, publicada el 24 de noviembre, con motivo de la clausura del Año de la Fe, es de una claridad meridiana: la defensa de la vida por nacer (...) «supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo».

Como es evidente, el Papa ratifica, una vez más, lo que la Iglesia y sus predecesores han afirmado siempre: entre los débiles que la Iglesia quiere cuidar con predilección están «los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo». Francisco comenta además cómo se ridiculiza a la Iglesia tantas veces acusándola de mantener una postura oscurantista o conservadora, cuando en realidad «la defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano».
El Papa menciona especialmente a las madres y nos exhorta a hacer mucho más para acompañar a las mujeres que pasan situaciones de riesgo, soledad, malos tratos o que están embarazadas como consecuencia de una violación o viviendo en situación de extrema pobreza; Y se pregunta: «¿Quién puede dejar de comprender esas situaciones de tanto dolor?»

El ser humano, dice Francisco, «es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades. Si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos, que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno».
Por si quedara alguna duda, el Papa deja claro que, precisamente porque es un tema que atañe a lo profundo del valor de la persona humana, «no debe esperarse que la Iglesia cambie su postura sobre esta cuestión». Y añade con rotundidad: «Quiero ser completamente honesto al respecto. Éste no es un asunto sujeto a supuestas reformas o 'modernizaciones'».

Por último, la Evangelii Gaudium expresa que «la sola razón es suficiente para reconocer el valor inviolable de cualquier vida humana, pero si además la miramos desde la fe, toda violación de la dignidad personal del ser humano grita venganza delante de Dios y se configura como ofensa al Creador del hombre».
¿A alguien le queda alguna duda acerca lo que piensa el Papa Francisco?

7 comentarios:

martina dijo...

Che foto tenerissima! Viva il Papa e la vita!

releante dijo...

Yo nunca lo dudé, y está claro, que venga papas que vengan, la doctrina de la Iglesia en ciertos temas, en los temas importantes, perdura y perdurará por los Siglos, porque son mandatos de Dios, y eso es lo que forma la Doctrina de la Iglesia, y al que no le guste....Un abrazo

Anónimo dijo...

El Gozo por El Evangelio,se Vive

Salvador Pérez Alayón dijo...

La vida en innegociable. ¿Cómo se puede pensar que se puede matar a un hijo de Dios? ¿Cabe eso en alguna cabeza que hable en verdad?

Dios nos quiere tal y como somos, con defectos o no. ¿Acaso no somos sus hijos? ¿Cómo se atreven a decidir otros y otras?

La vida pertenece sólo a Dios.

CHARO dijo...

Estoy de acuerdo con nuestro Papa.Besicos

Teresa dijo...

Es un tema que siempre ha estado muy claro aunque intenten tergiversarlo. La Iglesia siempre estará con los pobres, los pequeños, los necesitados, los no nacidos.

Alexandra dijo...

Ohh! ¡¡que bonita es esta foto!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).