martes, 3 de diciembre de 2013

Adviento: ¡Ven, Señor, no tardes!

 
«En el corazón del que vive con la Iglesia se despierta una santa nostalgia y los cánticos del Adviento; y en aquel en quien ha penetrado el inagotable manantial de la santa liturgia, palpitan día a día las exhortaciones y promesas del Profeta de la Encarnación:
¡Caiga el rocío del cielo y que las nubes lluevan al justo!

¡El Señor está cerca! ¡Venid, adorémosle!

¡Ven, Señor, no tardes! ¡Alégrate Jerusalén, exalta de gozo porque viene tu Salvador!».
(Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein, Misterio de la Navidad 1930).

4 comentarios:

Marian dijo...

¡El Señor está cerca! ¡Venid, adorémosle!Junto con nuestra Madre
le esperamos...¡Ven Señor Jesús!
Hermoso post Elige.¡Gracias!
Un abrazo grande.Dios te bendiga siempre.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Ven Señor, sostén mi vida y mantenme siempre alerta, siempre en espera y abierto a crecer en actitudes según tu Voluntad.

Que no me duerma ni me diga basta, sino que siempre, ayer, hoy y mañana te espere para seguir caminando contigo y creciendo en tu fe.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús y nos vemos en la Eucaristía.

Teresa dijo...

¡Amén!

CHARO dijo...

La imagen es preciosa.Besicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).