viernes, 6 de septiembre de 2013

Anna y el Papa


Lo cuentan varios digitales. Anna es italiana, tiene 35 años, escribe al Papa y le cuenta su historia: es divorciada y está embarazada; el padre de su hijo está casado y se desentiende del niño. La ha dejado porque quiere que aborte, pero ella está decidida a seguir adelante. Francisco recibe su carta y la llama por teléfono. La anima aferrarse a la esperanza y le promete que él mismo bautizará a su hijo.
"Vi un número fijo de Roma que no conocía -explica Anna al diario Corriere-, y cuando respondí me quedé sin palabras. Al principio pensé que era una broma, pero luego me hizo referencia a la carta. Y lo que yo le había escrito sólo lo sabían mi mejor amiga y mis padres. Me dijo que había leído mi carta, que nosotros los cristianos no debemos dejar de aferrarnos a la esperanza. Cuando le dije que quería bautizar a mi hijo pero que me temía no era posible debido a que soy una madre soltera y divorciada, él me dijo que había pensado impartir él mismo el sacramento a mi pequeño".

Si el niño es un varón, se llamará Francisco.

8 comentarios:

Javier dijo...

Buena historia, un detallazo del papa...

Cordelia dijo...

Este Papa es alucinante. Qué historia tan preciosa.

Belen dijo...

Que casualidad el otro día discutía con una persona,me negaba que haya sacerdotes que se nieguen a bautizar a niños de madres solteras,conociendo yo el caso de dos chicas...me lo negaba.
Ahora en este video se ve bien clarito,dice el Papa,sino hay sacerdotes que te lo bauticen,yo lo haré.

Dios bendiga al Papa Francisco,ejemplo de amor.

Un cariñoso saludo. :)

eligelavida dijo...

Belén: eso de que hay sacerdotes que se niegan a bautizar a los hijos de madres solteras sólo se lo he oído decir a los anticatólicos. Jamás he conocido un caso.

"La pura gratuidad de la gracia de la salvación se manifiesta particularmente en el bautismo de niños. Por tanto, la Iglesia y los padres privarían al niño de la gracia inestimable de ser hijo de Dios si no le administraran el Bautismo poco después de su nacimiento"(CIC).

eligelavida dijo...

Por otro lado, algunos sacerdotes piensan que viven en su pequeño reino donde tienen poder para hacer o deshacer...

Esos casos, ¿son cercanos? ¿Cómo lo han resuelto las mamás interesadas?

eligelavida dijo...

Pienso que negarse a bautizar al hijo de una madre soltera es como negarse a dar la comunión al hijo de unos divorciados. Cuando suceden estas cosas, se produce un mal que afecta a toda la Iglesia.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Nadie puede negar lo que por el simple hecho de existir y vivir ya se es: "Hijo de Dios".

Administrarle esa Gracia, la del Espíritu de Dios que entra en él para darle la salvación eterna, es un don gratuito al que ya tiene derecho por el hecho de existir.

Soló tú puedes negarte a recibirlo al rechazarlo.

martina dijo...

Credo sia importante condurre la madre del bambino ad un percorso di fede e di fedeltà al Signore ed ai suoi comandamenti. Desiderare il battesimo per il proprio figlio e poi continuare una vita di peccato non ha molto senso. Non basta voler battezzare il figlio per poi continuare a dargli un cattivo esempio! Il battesimo non serve solo a togliere il peccato originale ma fa iniziare un cammino in sintonia con la Chiesa verso la santità e la salvezza eterna ed i genitori sono i primi ad avere il dovere di accompagnare i figli in questo percorso. Un abbraccio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).