jueves, 16 de mayo de 2013

La clonación humana, ¿un motivo de alegría?

 
Sabíamos que tarde o temprano llegaríamos a ello, y no ha sido una gran sorpresa. Un equipo de científicos norteamericanos de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon (EE UU) y el Centro Nacional de Investigación de Primates, dirigidos por el ruso Shoukhrat Mitalipov, ha logrado clonar células madre de humanos.
Por clonación humana se entiende la reproducción asexual y agámica de la totalidad del organismo humano, con objeto de producir una o varias “copias” substancialmente idénticas, desde el punto de vista genético, al único progenitor. Así la define la Instrucción Dignitas Personæ, sobre cuestiones de bioética.

Existen dos tipos de técnicas de clonación: la fisión gemelar, que consiste en la separación artificial de células individuales o grupos de células del embrión y su traslado al útero con el fin de lograr artificialmente embriones idénticos, y la transferencia de núcleo, que supone la introducción de un núcleo extraído de una célula embrionaria o somática en un óvulo anteriormente privado de su núcleo, seguido por la activación de este óvulo que se desarrolla como embrión.
Esta última es la que al parecer han realizado los científicos americanos, extrayendo el material genético de una célula adulta procedente de la piel de un ser humano e introduciéndolo en un ovocito de una mujer, al que se le ha quitado previamente el núcleo. De esa fusión se ha generado un embrión que, tras este proceso, ha sido capaz de crear células madre que, más tarde, podrían convertirse en nuevos tejidos para curar algunas enfermedades.

La Instrucción Dignitas Personæ emite un juicio absolutamente negativo respecto a la clonación. No sólo dice que es moralmente ilícita, sino que añade que la llamada clonación terapéutica es aún más grave. Producir embriones con el propósito de destruirlos, aunque sea para ayudar a los enfermos, es totalmente incompatible con la dignidad humana. La razón es muy simple, se reduce la existencia de un ser humano a la categoría de instrumento que se usa y destruye. Es gravemente inmoral sacrificar una vida humana para finalidades terapéuticas.

10 comentarios:

El imparcialista dijo...

A mi me parece bien que hagan clonaciones o que se seleccione el ADN, pero con animales o plantas, como por ejemplo alimentos transgénicos; pero que no se haga con seres humanos, ya que la vida humana tiene un matiz más sagrado y es más importante que la vida animal o vegetal.
No sé si has oído hablar del Proyecto Genoma Humano, su objetivo es que se pueda elegir cómo va a ser el ser humano que nazca, ¿acaso tenemos autoridad para elegir quien va a nacer y quien no?, ¿es que no todo el mundo puede ser feliz? Puede que los nazis perdieran la guerra, pero su mentalidad sigue viva, manifestada de forma diferente, pero sigue en pie.
Saludos!!

El imparcialista dijo...

PD: te recomiendo una peli que creo que te gustará bastante, se llama Gattaca.

eligelavida dijo...

Exacto. La clonación terapéutica supone la 'fabricación' de un ser humano que es creado para después ser destruido. No hace falta creer en Dios para darse cuenta de que es un acto que va contra toda ética.

Un abrazo!

eligelavida dijo...

Sí, he visto Gattaca. Hace unos años hice una entrada a propósito de la película. Te dejo el enlace por si te interesa:

http://eligelavidanet.blogspot.com.es/2010/08/gattaca-procrear-seres-humanos-o.html

CHARO dijo...

Seguimos en la cámara de los horrores y esto no va a parar.Tendremos que rezar mucho para que Dios nos perdone.Besotes

José Miguel dijo...

Aquí se pone de manifiesto el viejo adagio que dice No todo lo tecnológicamente posible es lícito moralmente.
Cuando la sociedad abandona a Dios una consecuencia inmediata es la divergencia entre la legalidad y la moral. Y en esta situación los cristianos tenemos un gran reto y una gran responsabilidad.

releante dijo...

Se sabía que acabaríamos en esto, el hombre está empeñado en creerse Dios, y solo hay un Dios. Crear vida para destruirla, para curar otra vida, es una atrocidad. Un abrazo

quedateenminube dijo...

Horroroso! Gracias por el detalle al explicarlo. Estoy asustada de lo que el hombre puede llegar a hacer y ya basta!!!

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida. Veo claro que es una carrera alocada en caída libre hacia la mayor salvajada. Un abrazo.

AleMamá dijo...

La tentación de crear personas para usarlas está ahí....¿seremos capaces de negarnos como sociedad a algo tan inhumano?

Qué terrible poder el de tener la vida y la muerte en tus manos pero sin derecho a usarlo pues sólo a Dios le pertenece la vida y la muerte.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).